Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadores desarrollan un sistema de alerta temprana de huracanes, tornados y erupciones volcánicas

Un grupo de investigadores del Hendrix College en Conway, Arkansas, ha construido un interferómetro de anillo láser para detectar los efectos geofísicos, tales como la rotación de tierra generada por un terremoto o el infrasonido de las tormentas. Así, pretenden demostrar demostrado el potencial de la tecnología como un temprano sistema de alerta en caso de desastres naturales.
Así, los científicos han publicado esta semana los resultados de su estudio en el Journal of Applied Physics, sobre la detección y análisis de las ondas de infrasonido-atmosféricos de sonido con frecuencias por debajo del límite inferior del oído humano.
Los interferómetros fueron inventados por Albert Michelson, que fue galardonado con el Premio Nobel 1907 de Física por su trabajo de usar un espejo semitransparente para dividir un haz de ondas de luz uniforme. El instrumento analiza las diferentes ondas de luz que se encaminan a lo largo de diferentes trayectorias y luego vuelven a combinarse. Después de la recombinación, se crea un patrón de interferencia que alterna franjas brillantes y oscuras.
"Nosotros verificamos esencialmente muchos de los resultados de un estudio a largo plazo por la entidad Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA), pero sustituimos un láser de anillo en lugar de micrófonos", ha afirmado Robert Dunn, profesor de física en la universidad de Hendrix.
El láser de anillo del grupo fue capaz de "mostrar claramente el espectro de frecuencias del infrasonido. En concreto, fueron capaces de detectar los infrasonidos de los tornados 30 minutos antes de que el embudo del tornado estaba en el suelo. El grupo también determinó que los infrasonidos de un tornado pueden viajar 1.000 kilómetros.
"La detección de infrasonido 30 minutos antes de un tornado por radar, podría resultar muy útil como un sistema de alerta temprana-- ha señalado Dunn-- Así como la capacidad de detectar los componentes de rotación de las ondas sísmicas generadas por un terremoto, que puede ayudar a reducir los daños causados, porque los códigos de construcción a menudo descuidan los efectos de la rotación de tierra".
No obstante, Dunn ha hecho hincapié en que, en este punto, la totalidad de sus resultados "deben ser considerados como preliminares", y que el objetivo del grupo es "continuar explorando cómo el láser de anillo pueden ayudar a reducir el impacto de las amenazas naturales.