Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Leonard Kleinrock augura un internet sin cables ni aparatos

A prueba de golpes y del tamaño de un frigorífico familiar: así era la primera máquina que emitió un mensaje a través de Internet. Fue un 29 de octubre de 1969 y supervisando aquel nacimiento estaba el ingeniero norteamericano Leonard Kleinrock, galardonado con el premio Fronteras del Conocimiento en Tecnologías Información y la Comunicación. Kleinrock visita estos días Madrid, donde mañana recibirá el premio y donde hoy ha respondido a las preguntas de la prensa sobre el pasado el futuro de una red que nunca pensaron en patentar. "Estábamos resolviendo un problema científico: eso ya era suficientemente emocionante", recuerda Kleinrock. "La noción de patentar una idea o una tecnología era contraria a nuestra intención de que todo fuese abierto, permeable, gratis y accesible. Así que nadie en esos primeros días patentó nada". Kleinrock y su equipo querían poner en contacto a varios equipos científicos y acabaron creando uno de los inventos más importantes de la historia, desde el primer momento en contaste desarrollo. Kleinrock cree que internet está hoy en su fase adolescente y es por tanto una tecnología algo desordenada y bastante desobediente. "¿Madurará como un adulto responsable o como un criminal? Todavía no lo sabemos", reflexiona. Kelinrock cree que el futuro pasa por un Internet invisible, como la electricidad, y con menos aparatos. "No es muy cómodo andar escribiendo en un teclado. Los humanos nos comunicamos hablando, haciendo gestos; a través del tacto o el olor. La invisibilidad de Internet hará que esa sea la forma en que nos relacionemos con los aparatos."