Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Instagram vuelve a su política de privacidad del 2010 ante el éxodo de sus usuarios

Instagramcuatro.com

Facebook e Instagram han metido la pata hasta el fondo. La nueva política de privacidad de la red social con la que pretendía disponer de las fotos y datos de sus usuarios con fines publicitarios ha levantado tantas críticas que el co-fundador del servicio fotográfico ha pedido disculpas por segunda vez y ha prometido volver a la política original.

Instagram publicó hace unos días una nueva política de privacidad en la que informaba de que en enero compartiría datos con Facebook con el objetivo de mejorar cosas como la lucha contra el 'spam', pero también con fines publicitarios.
Lo más polémico de esta nueva política fue un punto en el que Instagram decía de forma explícita que se reservaba el derecho de utilizar las fotografías de los usuarios en anuncios, sin pedir permiso explícito y sin beneficio económico para el dueño.
Estos cambios no gustaron. No gustaron nada. Las críticas eran constantes hasta el punto que Instagram tuvo que pedir disculpas e informar de que había retirado ese punto, el más polémico. Sin embargo, parece que no ha sido suficiente, teniendo en cuenta que siguen sonando las voces de alarma y que se estaba produciendo un éxodo importante de usuarios de Instagram a otros servicios.
De esta forma, el co-fundador de Instagram, Kevin Systrom, ha publicado un mensaje en el blog de la compañía en el que informa de que se ha retirado la nueva política al completo y se ha recuperado la de octubre de 2010.
"Hemos fallado a la hora de cumplir con lo que consideramos una de nuestras más importantes responsabilidades: comunicar nuestras intenciones con claridad. Pido disculpas y me estoy centrando en hacerlo de la forma correcta", ha dicho Systrom.
Instagram reconoce que las "preocupaciones" de los usuarios "se han centrado en los anuncios y lo que los cambios pueden significar para sus fotografías". "Hubo una confusión con la preocupación real y los cómo posibles anuncios podrían ser y funcionar", se ha justificado el fundador de la compañía.
Por eso, Instagram "ha revertido la sección de anuncios a la versión original". En este sentido, Systrom indica que "en lugar de obtener el permiso de los usuarios para introducir posibles anuncios que aún no han desarrollado", van a "tomarse el tiempo necesario para completar sus planes y después volver a los usuarios para explicar cómo funcionará su modelo publicitario".