Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IBM presenta sus avances en la nube cognitiva e inteligencia artificial aplicados a diversos productos

La tecnología cognitiva Watson es la gran apuesta de IBM a la hora de desarrollar sus servicios de Cloud. Gracias a ello, la nube de la empresa estadounidense, también llamada Bluemix, cuenta con una inteligencia artificial y capacidades predictivas que permiten entender el lenguaje natural del usuario y aprender. "El objetivo no es sustituir al ser humano, es facilitar datos para convertirlo en un mejor profesional, un súperhumano", destaca Angel Moreu, directora de IBM Cloud España, en declaraciones a Europa Press.
De esta forma, la tecnología cognitiva de IBM ha sido el plato fuerte de la compañía en 'stand' del Digital Enterprise Show (DES), congreso internacional de tecnología que se celebra en Madrid hasta el 25 de mayo y reúne a más de 400 ponentes. El expositor de la empresa estadounidense recoge diferentes demostraciones prácticas de la nube cognitiva aplicadas a varios productos, desarrollados también para otras áreas digitales como la ciberseguridad, el internet de las cosas o el 'machine learning'.
"La cuestión detrás de estos proyectos es cómo aplicar el mundo físico en el mundo digital", señala Angel Moreu, destacando la unión de la plataforma Bluemix de IBM con la tecnología Watson como la base de todo este proceso.
Uno de los proyectos más curiosos que ha surgido de esta idea es una pizarra interactiva con tecnología cognitiva y reconocimiento de voz, desarrollada por IBM y Ricoh. Esta pantalla es capaz de escuchar conversaciones y analizar datos en las reuniones de trabajo, y también puede responder a órdenes, tomar notas, traducir el idioma del ponente y hacer un seguimiento de los temas.
Este es un ejemplo del uso de la nube cognitiva y la inteligencia artificial en el mundo laboral, aunque Moreu señala que esta tecnología también se puede aplicar a productos domésticos. "Nuestro espejo cognitivo no solo es capaz de reconocer la ropa y el estilo del usuario, también hace recomendaciones para adquirir nuevas prendas y dónde comprarlas", destaca Moreu sobre este novedoso dispositivo capaz de entender al usuario.
Este reconocimiento de voz e imagen también permite al espejo aplicarse en el sector turismo, pues se le puede preguntar el clima, lugares de ocio y compras, e información sobre el hotel, museo o aeropuerto en el que se encuentre.
La tecnología cognitiva Watson también puede aplicarse a los dispositivos conectados a la red conocida como el internet de las cosas. Un ejemplo de ello es el sistema de coche conectado 'Retrofit eCall Plug', que IBM ha desarrollado junto a Bosch. "Se trata de una pieza conectada al mechero del coche que es capaz de detectar una emergencia como un golpe muy fuerte", destaca Angel Moreu, añadiendo que en este caso el sistema enviará una notificación al 'smartphone' del usuario vía Bluetooth.
"Si el usuario no contesta, el sistema envía un aviso al seguro y servicios de emergencia", revela Moreu. En caso de que el damnificado pueda contestar a la notificación, este sistema abre un 'chatbot' con las preguntas del seguro para evitar el relleno de formularios a papel.
"El coche conectado tiene un valor añadido muy importante para la sociedad", menciona Angel Moreu, una funcionalidad que también se repite en el sistema de salud cognitiva de IBM. La idea de este 'healthcare' es la integración de tecnología cognitiva en los dispositivos médicos, "lo que ayudará a monitorizar los pacientes, dar mejores diagnósticos y también permitirá enviar alertas a los médicos".
En este sentido, el uso de esta tecnología en los hospitales podría suponer un ahorro de presupuesto en la sanidad pública y más facilidades para el personal sanitario a la hora de trabajar y cuidar a los pacientes, según concluye Angel Moreu.