Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hallado en Australia un ornamento de al menos 46.000 años

La pieza australiana más antigua de joyería indígena ha sido descubierta en la región de Kimberley, en el norte de Australia, por arqueólogos de la Universidad Nacional Australiana (ANU).
El ornamento, un hueso de canguro puntiagudo desgastado que se colocaba como pasador en la nariz, ha sido datada en más de 46.000 años y desacredita la teoría de que las herramientas de hueso no fueron utilizadas en Australia durante miles de años.
La investigadora Michelle Langley, de la Escuela de Cultura, Historia y Lenguaje de la ANU, dijo que esta es la primera prueba de que los primeros habitantes de Australia ya usaban huesos para hacer herramientas y adornos.
"Sabemos que los primeros humanos tenían herramientas de hueso en África hace al menos 75.000 años, salieron de África al mismo tiempo y llegaron a Australia hace unos 60.000 años", dijo Langley.
"Hasta hace muy poco, las primeras herramientas óseas que habíamos encontrado en Australia databan de hace unos 20.000 años, por lo que ha habido una vacío de 40.000 años. Algunos científicos habían pensado que el conocimiento de la fabricación de herramientas óseas se perdió en el viaje entre África y Australia. Con este hallazgo, ahora sabemos que producían herramientas de hueso poco después de llegar a Australia".
El hueso fue desenterrado en Carpenter's Gap, una gran roca en el Parque Nacional Windjana Gorge.
"Es un pasador formado en hueso de pata de canguro, y en cada extremo podemos ver rastros de ocre rojo", dijo Langley. "Este artefacto fue encontrado debajo de un depósito fechado en 46.000 años, así que es más viejo que esa fecha."
A lo largo de la historia, los australianos indígenas han utilizado huesos de pata de canguro para una variedad de actividades, tales como cuero, cestería, tareas ceremoniales y decoración corporal. "El hueso que encontramos es más consistente con los utilizados para la decoración facial", dijo.
"En toda Australia, tanto los hombres como las mujeres llevaban una punta de hueso a través la nariz idéntica a ésta, y se sabía que los niños de algunas comunidades tenían la nariz perforada desde muy jóvenes, mientras que en otros casos sólo se permitía que ciertos individuos se adornaran de esta manera", explicó.
Langley dijo que la localización y la naturaleza de este artefacto constituyen un descubrimiento raro y notable. "Artículos orgánicos como este no sobreviven en el registro arqueológico del norte de Australia con mucha frecuencia, por lo que es un hallazgo muy inusual", dijo.