Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Google repasa la historia de la web a través de los navegadores

En el aniversario de Chrome

Hoy en día Internet se ha convertido en una herramienta tan cotidiana que parece que siempre ha estado en nuestra vida. Cada vez es más sencillo navegar por la Red gracias a nuevos dispositivos, innovadores servicios y mayor facilidad de conexión. En ese proceso de normalización, los navegadores han tenido un peso fundamental. Con motivo del tercer aniversario de Chrome, Google hace un repaso de la evolución de los principales navegadores web con un impresionante gráfico interactivo que es pura arqueología de Internet.

Lo que hoy parecen servicios convencionales, rápidos, limpios y funcionales, no siempre lo han sido tanto. Google explica que en ocasiones "el usuario medio no ve la interacción de las tecnologías web y los navegadores", que han hecho posible la utilización de la web tal y como se conoce.

En el gráfico creado por el equipo de Google Chrome, la compañía hace una cronología de navegadores como Internet Explorer, Firefox, Safari u Opera entre otros, presentando la evolución de cada una de sus interfaz a lo largo de los años. Para explicar la evolución, el equipo de Google también ha introducido en el gráfico una cronología de las tecnologías web que han ido afectando y motivando los cambios en los navegadores. En conjunto, se trata de un documento que permite conocer la historia de los navegadores de forma gráfica e interactiva.

"Con el tiempo las tecnologías web han evolucionado para ofrecer a los desarrolladores web la posibilidad de crear nuevas generaciones de experiencias útiles y de web. La web de hoy es el resultado de los esfuerzos en curso de una comunidad web de código abierto que ayuda a definir estas tecnologías web, como HTML5, CSS3 y WebGL", comenta Google en el apartado de presentación de su gráfico.

Cada navegador se sitúa en su año de nacimiento y genera una línea temporal hasta el día de hoy. Para identificar la innovación tecnológica y su relación con los navegadores, Google introduce formas con distintos colores. "Las bandas de color en esta visualización representan la interacción entre las tecnologías web y navegadores, que da vida a muchas de las aplicaciones para web que usamos a diario".

LOS NAVEGADORES TAL COMO ERAN

El trabajo del equipo de Google se puede considerar todo un análisis arqueológico de la web. La compañía investigado los navegadores web que han sido más importantes en la historia de Internet y han recuperado todas sus versiones para mostrar a los usuarios sus evoluciones.

El primer navegador que aparece en el gráfico de Google es Mosaic V.1. La compañía sitúa su nacimiento en el 22 de abril de 1993. Los usuarios pueden comprobar cómo era el navegador y acceder a las imágenes de las dos actualizaciones que se realizaron del sistema, la última en 1996.

El segundo navegador que Google presenta es Netscape, que apareció el 15 de noviembre de 1994. En este caso, Google cita 10 versiones del navegador, presentando cada una de las interfaz que ha generado hasta 2007.

En 1995, Google sitúa el nacimiento de Opera, uno de los navegadores con más historia hasta el momento. Los usuarios pueden recorren hasta 16 pantallas distintas de Opera, cuya historia llega a la actualidad, donde tiene un papel destacado con su software para dispositivos móviles.

Google no se olvida de su competencia y en 1995 se puede seguir la trayectoria de Internet Explorer y sus nueve versiones; en 2003, el 30 de junio, aparece Safari, cuya evolución presenta 6 versiones hasta la actualidad; no falta tampoco una referencia a Firefox, de Mozilla, que Google ha puesto en 2004.

Como no podía ser de otra manera, Google reserva para el final la llegada de Chrome, el 2 de septiembre de 2008. La aparición de Chrome coincide con la proliferación de tecnologías web de desarrollo para los navegadores. Pese a ser el más joven entre los navegadores, Chrome cuenta con 13 versiones distintas. Los usuarios pueden hacer un repaso a sus cambios y así comprobar la evolución del sistema, que prácticamente finaliza con la aparición de los Chromebooks, que Google también ha puesto en la cronología.

LA TECNOLOGÍA DETRÁS DE LA WEB

La evolución de los navegadores por sí sola es una información muy interesante y permite a los usuarios hacer un repaso a cómo ha cambiado, principalmente la interfaz. Sin embargo, la intención de Google es ayudar a que los usuarios entiendan que la evolución de los navegadores es la evolución de la tecnología web.

Esta evolución se puede ver de forma gráfica gracias a las cintas de colores que la compañía ha generado para identificar el desarrollo de las tecnologías. Además de mostrar el impacto de las tecnologías de forma gráfica (las cintas se entrelazan con la evolución de los navegadores y aumentan de tamaño en función de su importancia), Google también ayuda a los usuarios a entender su funcionamiento explicando cada concepto.

De esta forma, los usuarios pueden hacer clic en el nombre de tecnologías web como HTML5 o Geolocalización para acceder a una descripción del contexto. Además, para aquellos que quieran saber la relación exacta de alguna tecnología web con cada navegador, Google incluye un enlace para comprobar el nivel de uso y evolución de cada navegador con las tecnologías (no con todas). Se trata de una forma de ver numéricamente la información que representan las cintas de color, una opción que amplía el volumen de información de forma significativa.

El homenaje de Google a los navegadores y a las tecnologías web es un trabajo de calidad que puede resultar muy útil para saber de dónde se viene y dónde se podría ir en la navegación por Internet. La única pega al trabajo de Google puede ser que no está en español, pero la información gráfica es tan buena que cualquier usuario podrá utilizar y entender el gráfico sin necesidad de recurrir a las palabras.