Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Google elimina más de 1.700 millones de anuncios en 2016 por infringir sus políticas publicitarias

Google ha anunciado que como parte de su lucha contra los malos anuncios, los malos sitios y estafadores, en 2016 retiró más de 1.700 millones de anuncios por infringir sus políticas publicitarias, más del doble de la cantidad retirada en 2015.
Las políticas de Google establecen qué anuncios permite la compañía y, al mismo, tiempo, cuáles no, por ser engañosos, inapropiados o dañinos para el público, como ha explicado en un encuentro con la prensa el Director of Product Management, Sustainable Ads, Scott Spencer. Se trata de unas políticas que en 2016 sufrieron modificaciones para incrementar el control.
En concreto, la compañía ha explicado los dos principales cambios que ha introducido. En primer lugar, la ampliación de las políticas de publicitarias para incrementar la protección frente a ofertas engañosas y abusivas, una medida que incluye la prohibición de los anuncios de préstamos vinculados a sueldos.
Esta medida, desde su presentación en julio, ha permitido la retirada de más de 5 millones de anuncios de este tipo, cuya gravedad radica en que a menudo tienen pagos insostenibles y altas tasas de morosidad para los usuarios.
Asimismo, Google ha mejorado la protección para detectar y retirar los anuncios más rápidamente. Los anuncios del tipo 'trick to clic', que dañan el software del sistema, son un ejemplo de ello. Aparecen como advertencias del sistema para que los usuarios hagan clic sobre ellos y, una vez lo han hecho, pueden descargar 'software' o 'malware' dañinos en sus equipos. La compañía ha retirado 112 millones de anuncios, seis veces más que en 2015.
Los anuncios de productos ilegales también infringen las políticas de Google. Anuncios de fármacos no aprobados para su uso o de empresas de apuestas (en los países donde esta actividad está prohibida) son dos ejemplos. Del primero, Google eliminó 68 millones de anuncios por infringir las normativas sanitarias, frente a los 12,5 millones retirados en 2015. De los anuncios de apuestas, la compañía llegó a retirar más de 17 millones de malos anuncios en 2016.
Como ha explicado Spencer, Google exige a los anunciantes que sean sinceros, honestos y que proporcionen a las personas la información correcta. Cuando no lo cumplen, se trata de anuncios engañosos, y en 2016, Google eliminó 80 millones de anuncios por engañar, mentir y asustar a los usuarios.
Los malos anuncios creados específicamente para Internet móvil se han incrementado en los últimos años. Son anuncios de tipo 'auto clic', que pueden hacer que los usuarios acaben redirigidos a una tienda de aplicaciones, descargando una 'app' de la que no habían oído hablar nunca. De este tipo, Google retiró 23.000 en 2016.
ANUNCIOS QUE INTENTAN ENGAÑAR AL SISTEMA
Las acciones de los individuos malintencionados para estafar a los usuarios se hacen cada vez más sofisticadas a medida que se incrementan los esfuerzos por encontrarlos y retirar sus anuncios. En este sentido, el directivo ha explicado que en 2016 Google retiró casi 7 millones de anuncios por intentar de forma intencionada engañar a sus sistemas de detección.
Asimismo, ha apuntado el aumento de un tipo de acción conocida como 'encubridores como noticias' ('tabloid cloakers'), que se introducen en el sistema pretendiendo ser noticias. Los encubridores se aprovechan de las tendencias actuales y de los asuntos de máxima actualidad, como unas elecciones generales o una historia interesante, para ofrecer titulares muy similares a los de los artículos de webs de noticias auténticos, pero que en realidad llevan a sitios que, por ejemplo, venden productos para perder peso.
Google desactivó 1.300 cuentas por contener 'encubridores como noticias', si bien Spencer ha reconocido el reto que suponen por tratarse de un tipo de anuncio que atrae a los usuarios. Así, ha contado que durante un único barrido en busca de 'encubridores como noticias' en diciembre de 2016, Google eliminó 22, que habían sido vistos por más de 20 millones de personas en una única semana.
ACCIONES CONTRA ANUNCIANTES Y SITIOS WEB
Las acciones de Google para combatir los anuncios malintencionados, engañosos o dañinos no suponen sólo la eliminación del anuncio, sino que, en ocasiones, se dirigen también contra el anunciante, dependiendo del tipo de infracción cometida. Como ha comentado Spencer, si el asunto está relacionado con los productos, servicios o contenidos que promociona el anunciante, también se actúa contra el sitio web al que accede el usuario.
Así, la compañía retiró 5 millones de anuncios sobre préstamos a sueldos en 2016, pero también actuó contra 8.000 sitios que promocionan este tipo de préstamos. Pero también actuó contra 47.000 sitios fraudulentos por promoción de contenidos y productos relacionados con la pérdida de peso.
Asimismo, Google actuó contra más de 15.000 sitios y eliminó 3 millones de anuncios en 2016 por contener software no deseado dentro de sus contenidos. También eliminó más de 6.000 sitios y 6.000 cuentas por intentar vender bienes falsificados.
Respecto al uso de las plataformas publicitarias, como AdSense, el directivo ha explicado que las políticas de Google establecen los sitios que pueden mostrar anuncios y dónde deben aparecer, con el fin de que no aparezcan en sitios con contenidos dañinos, inapropiados o engañosos. Cuando esto ocurre, cuando el editor infringe las políticas, Google puede hacer que los anuncios no se muestran en los sitios web o, incluso, eliminar las cuentas.
Google actualizó sus políticas de AdSense en noviembre del año pasado para incluir restricciones para contenidos falsos. En esta línea, la compañía analizó, entre noviembre y diciembre de 2016, 550 sitios sospechosos de hacerse pasar por organizaciones de noticias, y llegó a actuar contra 340 de ellas por infringir las políticas, tanto por falsificación de identidad como por otros fraudes, según ha revelado Spencer. Cerca de 200 editores fueron retirados de la red de Google de forma permanente.