Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fujitsu y Nemo-Q apuestan por SAAFE para automatizar las transacciones de Autorización y Facturación de hospitales

Fujitsu y la consultora tecnológica Nemo-Q apuestan por la solución cloud SAAFE, un servicio en modalidad de pago por uso, para gestionar todas las transacciones de Autorización y Facturación de hospitales.
Es un modelo enfocado especialmente a las clínicas privadas y aseguradoras, ya que, como explican desde Fujitsu, ofrece la posibilidad de implantarlo en estos centros, simplemente obteniendo un porcentaje por cada acto médico facturado o porcentaje de ahorros de costes en la implantación del mismo.
Esta pasarela facilita la automatización de las transacciones de facturación de actos médicos entre los distintos sistemas de información hospitalarios y entidades autorizadoras como CHIPCARD, REDSA, SANITAS, etc.
Asimismo, se mejora la experiencia del paciente cuando visita un centro hospitalario, evitándole tener que pasar por los diferentes mostradores de recepción que existen dentro para realizar el pago de los distintos actos médicos.
Una vez implantada la solución, el paciente solo tiene que identificarse a la entrada del centro y a partir de ese momento cada prueba o consulta se realiza en modo automático y desatendido, sin necesidad de hacer colas y papeleo.
SAAFE también se puede complementar con Sistemas de Organización y Guiado de Pacientes (OGS) y es integrable con los distintos sistemas de información hospitalarios (HIS), algo que ya tiene disponible la multinacional japonesa.
BENEFICIOS DE SAAFE
Cinco son los grandes beneficios de SAAFE. En primer lugar, la reducción de costes de explotación en los centros sanitarios, minimizando la presencia de personal en mostradores y descargándoles de tareas improductivas. La recepción de pacientes se realiza con Kioskos y móviles y solo si existe un problema se requiere la presencia del paciente en un mostrador.
También agilidad en el cobro, ya que los centros sanitarios logran cobrar antes de las aseguradoras, se reduce a la mitad el tiempo. Asimismo, ofrece mayor eficiencia, debido a que se optimiza la carga de trabajo de back office, se reduce el personal dedicado a la gestión y negociación de incidencias de las facturas procesadas manualmente.
Además, aumento de la facturación, se controla automáticamente la de los actos médicos estándar y todo tipo de pruebas, así como se lleva un control en tiempo real de coberturas de los pacientes, incluso antes de hacer las pruebas y así sabrá el coste en el que está incurriendo.
Por último, es muy importante pues mejora la experiencia de los pacientes porque aporta una mayor agilidad al ser atendido y suprime papeleos innecesarios, algo que percibirán como una mejora en la calidad de servicio.