Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Facebook tendrá que facilitar las IP de 'trolls' de su servicio

Detalle de la página de inicio de FacebookREUTERS

Los 'trolls' son usuarios de servicios de Internet que buscan generar polémica y alimentar enfrentamientos en la Red

El Tribunal Superior de Reino Unido ha emitido una orden por la que Facebook deberá facilitar las IP y datos de acceso de usuarios que utilizaban su servicio para difamar a otra persona. Los 'trolls' habían enviado mensajes ofensivos contra una usuaria identificada como Nicola Brookes, que decidió acudir a los tribunales después de que Facebook se negase a facilitar los datos de las personas responsables.
Los 'trolls' son usuarios de servicios de Internet que buscan generar polémica y alimentar enfrentamientos en la Red. Se trata de una figura muy polémica, que influye en el funcionamiento habitual de redes sociales, blogs y foros. Se han producido iniciativas contra esta figura, llegando a casos como el del estado de Arizona, donde se castiga por ley este tipo de prácticas.
Uno de los factores que alimenta la aparición de 'trolls' y que frena su detención es que no se suele conocer su identidad. Este problema ha sido una de las causas que han llevado a Nicola Brookes, usuaria de Facebook, a acudir a los tribunales. Según la BBC, Brookes sufrió el ataque y la persecución de 'trolls' después de publicar un mensaje en apoyo a un concursante de un 'reallity Show'.
Los 'trolls' decidieron emprender una campaña en su contra por el mensaje y dieron inicio a una amplia campaña de difamación sobre Nicola Brookes. A través de Facebook, los 'trolls' publicaron todo tipo de mensajes ofensivos contra Brookes, acusándola de pederasta e insultándola en varios mensajes.
La situación se volvió aún más preocupante cuando los 'trolls' crearon un perfil falso en el que imitaban a Nicola Brookes. A través de dicho perfil se publicaron informaciones que difamaban a la usuaria de Facebook y se enviaron mensajes a otros perfiles en su nombre, incluido el envío a menores.
Ante estos ataques, Nicola Brookes se puso en contacto con Facebook para solicitar que detuviesen las acciones en su contra. Según la BBC, Facebook aseguró que en su servicio no se producían ese tipo de prácticas. Ante la respuesta de Facebook, Nicola Brookes decidió acudir a los tribunales, en los que ha denunciado la campaña de difamación en su contra.
Después de valorar las evidencias, el Tribunal Superior de Reino Unido ha fallado a favor de Nicola Brookes. La justicia ha solicitado a Facebook la IP y los datos de acceso de los 'trolls' que realizaron los mensajes en contra de Brookes y de los responsables de la creación del perfil falso. El objetivo es localizar a los autores de los comentarios y de la suplantación de identidad para que afronten la denuncia presentada por Nicola Brookes.