Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La adicción a las redes sociales es culpa de la evolución del cerebro humano

El lóbulo temporal medio del cerebro (MTL) tiene un papel importante en la memoria declarativa. Foto: Gtrescuatro.com

"El hecho de que muchas personas tienen una compulsión por relacionarse con una gran cantidad de personas a través de los medios de comunicación social y las redes no es tan sorprendente", según el psicólogo estadonidense, Bruce Hood. Este experto asegura que el cerebro humano comenzó a reducirse hace 20.000 años para crear una inteligencia de grupo que nos ha convertido en "animales sociales."

Para este investigador de la Universidad de Bristol, explica que esta evolución del cerebro a partir de la edad del hielo, cuando el órgano del pensamiento dejó de crecer está vinculado con el cambio de alimentación y la estabilidad humana, como parte de la "domesticación".
Cuando el hombre se asentó en comunidades estables su cerebro se relajó y abrió espacio a un pensamiento superior, aseguró Bruce Hood, en la conferencia que impartió en el Festival de Bristol de Neurosciencia.
"Esto marcó el comienzo de una inteligencia de grupo". "Comenzamos a pasar nuestro conocimiento de generación en generación (...) Nuestra inteligencia creció con cada generación, lo que significa que nuestros cerebros individuales no tenían que aprender todo desde cero."
Para Hood, la evolución a "animales sociales" con una "compulsión por relacionarse" es algo que favorecen las redes sociales. Estas "simplemente nos permiten entablar en esta compulsión humana básica en una escala más grande.", asegura el psicólogo.
En su investigación, Hood subraya que cada 'me gusta' o 'retuit' provoca un bombeo de endorfinas en nuestros cerebros, creando una sensación de bienestar y haciendonos "más propensos a pasar más tiempo e interactuar en las redes sociales."