Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos destacan la necesidad de dotar de sentido común a los robots y su presencia en el ámbito social en el futuro

El director del Artificial Intelligence Research Institute (IIIA-CSIC), Ramón López de Mántaras, ha pedido que se reflexione si el ser humano debe "dotar de autonomía completa a futuros sistemas de Inteligencia Artificial (IA)" y que si no se dota a las IA de "sentido común", las máquinas no lograrán tener una inteligencia parecida a la humana.
Así lo ha expresado este lunes 9 de mayo en una jornada sobre 'Robótica e inteligencia artificial' organizada por la Fundación Ramón Areces, cuyo objetivo es analizar los retos y peligros que suponen estas tecnologías. "Por muy inteligentes que lleguen a ser las máquinas, su inteligencia será distinta de la humana y ajena a los valores humanos", ha argumentado López de Mántaras.
"Será crucial que los sistemas de Inteligencia Artificial hagan lo que queremos que hagan pero de forma adecuada", ha dicho por su parte el coordinador de la jornada, Avelino Corma, que ha puesto varios ejemplos para ilustrar su pensamiento.
"Pensemos en un sistema de IA controlando nuestro coche o en un robot humanoide doméstico --relata--. Si pedimos a nuestro coche autónomo que nos lleve al aeropuerto lo más rápido posible, no querremos llegar perseguidos por coches de policía a 180 kilómetros por hora. Igualmente, si salimos de casa después de haber instruido a nuestro robot que nos prepare una comida rica en proteínas pero hemos olvidado comprar carne, al volver a casa no querremos descubrir que nuestro gato ha desaparecido".
Según ha comentado Corma, las futuras Inteligencias Artificiales podrán ser "muy buenas cumpliendo sus objetivos", pero si estos objetivos no están alineados con los de los humanos, surgirán "muchos problemas". "En el ejemplo de la comida, el robot no entiende que el valor sentimental de un gato es mucho más importante que su valor nutricional", detalla el coordinador, que por otro lado considera que dotar de conocimientos de sentido común y de valores a los sistemas de IA es "extremadamente difícil". "A pesar de los recientes progresos espectaculares en IA, nadie tiene ni idea de cómo solucionar dichos problemas", ha dicho.
Igualmente, Carme Torras, del Institut de Robòtica i Informàtica Industrial (CSIC-UPC), cree que en un futuro cercano habrá ya robots en el ámbito social que asistirán a discapacitados y personas mayores, que harán de recepcionistas, que serán dependientes en centros comerciales, que actuarán como compañeros de juego de jóvenes y adultos, e incluso que ejercerán de niñeras y maestros.
"Estos robots asistenciales plantean atractivos retos de investigación tecnocientífica: deben ser fáciles de manejar por personas no-expertas, intrínsecamente seguros, capaces de manipular no sólo objetos rígidos sino también deformables, tolerantes a percepciones y acciones imprecisas y, sobre todo, altamente adaptables a entornos no predefinidos y dinámicos", opina.
A su juicio, los robots asistenciales plantean también cuestiones éticas, "especialmente cuando la creciente autonomía en la toma de decisiones de los robots entra en conflicto con la libertad y dignidad humanas". También preocupa su influencia sobre las capacidades cognitivas y afectivas en el ser humano a largo plazo. En este punto, Torras se pregunta cuáles mejoraran, cuáles se extinguirán y qué nuevas aparecerán. "Es necesario fomentar el debate sobre el rol que el ser humano y el robot deben jugar en este 'pas à deux' al que estamos irremisiblemente abocados", concluye la experta.
Finalmente, Daniel Villatoro, Data Enablers Lead en Vodafone Group, ha intervenido en 'Cómo hacer el mal con datos'. "El análisis de datos personales comportamentales se ha transformado en una prioridad de aplicación comercial para cualquier corporación, con la nueva peculiaridad de la precisión y la velocidad con la que se genera nuevo conocimiento sobre sus clientes a nivel individual", ha explicado durante su intervención.
Asimismo, Villatoro ha advertido de cómo el "mal uso" de los datos puede tener consecuencias "drásticas". Durante su charla, ha repasado el alcance que han tenido algunos de estos errores por parte de corporaciones como Facebook o NY Taxi, "con el fin de concienciar sobre la responsabilidad y buenas prácticas de esta nueva disciplina científica, tal y como es la protección de la identidad de los individuos o el correcto uso de la visualización de datos".