Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Evidencias del primer río contaminado hace 7.000 años

La contaminación industrial puede parecer un fenómeno moderno, pero se acaban de hallar evidencias de lo que podría ser el primer río contaminado del mundo, hace aproximadamente 7.000 años.
El profesor Russell Adams, del Departamento de Antropología de la Universidad de Waterloo, y sus colegas encontraron en un lecho de río seco en la región de Wadi Faynan, al sur de Jordania, pruebas de contaminación temprana causada por la combustión del cobre.
Los resultados de la investigación, publicados en Science of the Total Environment, arrojan luz sobre un momento decisivo en la historia, cuando los seres humanos comenzaron a pasar de hacer herramientas de piedras a hacer herramientas de metal. Este período, conocido como la época calcolítica o de cobre, es un período de transición entre el Neolítico tardío o Edad de Piedra y el comienzo de la Edad de Bronce.
"Estas poblaciones estaban experimentando con fuego, experimentando con cerámica y experimentando con minerales de cobre, y estos tres componentes forman parte de la producción temprana de metales de cobre a partir de minerales", dijo Adams. "La innovación tecnológica y la difusión de la adopción y el uso de los metales en la sociedad marcan el comienzo del mundo moderno".
La gente creó el cobre en este momento combinando el carbón de leña y el mineral de cobre azulverde encontrado en abundancia en esta área en los crisoles de cerámica o los recipientes y calentando la mezcla sobre un fuego. El proceso requería tiempo y mano de obra intensiva y, por esta razón, tomó miles de años antes de que el cobre se convirtiera en una parte central de las sociedades humanas.
Muchos de los objetos creados en la primera fase de la producción de cobre fueron principalmente simbólicos y cumplieron una función social dentro de la sociedad. Lograr objetos raros y exóticos era una manera con la que los individuos alcanzaban prestigio.
Con el paso del tiempo, las comunidades de la región crecieron y la producción de cobre se expandió. La gente construyó minas, luego grandes hornos de fundición y fábricas hacia el 2600 AC.
"Esta región es el hogar de la primera revolución industrial del mundo", dijo Adams. "Este fue realmente el centro de la tecnología innovadora."
Pero la gente pagó un alto precio por el aumento de la producción de metales. La escoria, el producto residual de la fundición, se mantuvo. Contenía metales como cobre, plomo, zinc, cadmio e incluso arsénico, mercurio y talio. Las plantas absorbieron estos metales, personas y animales como las cabras y las ovejas los comieron, y por lo tanto los contaminantes se bioacumularon en el medio ambiente.
Adams cree que la contaminación de miles de años de la minería y la producción de cobre debe haber llevado a problemas de salud generalizados en poblaciones antiguas. La infertilidad, las malformaciones y la muerte prematura habrían sido algunos de los efectos. Los investigadores han encontrado altos niveles de cobre y plomo en los huesos humanos que datan de la época romana.
Adams y su equipo internacional de investigadores ahora están tratando de ampliar el análisis de los efectos de esta contaminación a la Edad de Bronce. La región de Faynan tiene una larga historia de ocupación humana, y el equipo está examinando el alcance y la propagación de esta contaminación en el momento en que los metales y su producción a escala industrial se convirtió en el centro de las sociedades humanas.