Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Estación Espacial estrena un sistema de despliegue de minisatélites

Un pequeño satélite japonés dedicado a alterar la órbita de desechos espaciales para que reingresen en la atmósfera y se desintegren ha sido lanzado desde la Estación Espacial Internacional.
Se trata del Tethered Autonomous Robotic Satellite (STARS-C), fabricado por la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA). El satélite, liberado el 19 de diciembre, está formado en realidad por dos pequeños satélites que se separaron una vez se encontraron a una distancia segura de la estación, pero conectados por un cable de kevlar de 100 metros de largo.
Una vez desplegado STARS-C apuntará a la Tierra y utilizará un sistema de resorte y la fuerza de la gravedad para empujar un satélite en órbita más cerca del planeta.
Además de ser una demostración de la tecnología de neutralización de desechos espaciales, la investigación también recolectará electrones del entorno de plasma en el espacio para analizar la creación de una corriente eléctrica, informa la NASA.
La capacidad de despliegue del satélite proporciona un único sistema de lanzamiento de satélites para su uso en la estación. Manejado por el brazo robótico conocido como Japanese Experiment Module Remote Manipulator System (JEMRMS) el sistema proporciona un medio fiable, seguro y económicamente viable de implementación de pequeños satélites de investigación en órbita.
Miembros de la tripulación cargan los satélites preenvasados en una mesa deslizante en la esclusa de aire del módulo experimental japonés (JEM) para transferir la carga útil al ambiente espacial donde el brazo robótico lo captura y maniobra en su posición de despliegue.