Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aprueban la ley que autoriza al Gobierno a fisgonear en las comunicaciones 'online'

Twitter, Facebook y Google han mostrado su rechazo al proyecto que consideran que censura la libertad en la red.Archivo

Los proveedores de Internet pueden acceder a los datos de cada usuario y luego informar a los organismos gubernamentales

La Cámara de Representantes de Estados Unidos ha aprobado un día antes de lo previsto la Ley de Intercambio y Protección de Información de Inteligencia Cibernética (CISPA) -que permitiría al Gobierno supervisar las comunicaciones 'online' en caso de que se considerara adecuado. 
Con 248 votos a favor y 168 en contra, ha quedado solo pendiente el visto bueno de Barack Obama para su aprobación definitiva.
A la propuesta de ley CISPA original se le agregaron durante el debate en la Cámara de Representantes una serie de enmiendas que provocaron la indignación de los grupos de defensa de las libertades de expresión.
Al objetivo de la ciberseguridad y seguridad nacional, términos muy de moda por los políticos, se le han añadido otros objetivos, como la investigación y persecución de la delincuencia cibernética, la protección de las personas y los niños.
El primero resulta bastante vago, si por delincuencia cibernética se entiende cualquier delito que implique interrupción en la red, hacking o piratería.
La Casa Blanca, sin embargo, emitió hace apenas unos días un comunicado en el que anunció su "firme rechazo" al borrador "en su forma actual", argumentando que la legislación propuesta daría potencialmente al Ejecutivo poderes que permitirían a las autoridades federales y compañías privadas espiar las comunicaciones privadas en base a la defensa contra el terrorismo.
"La Administración está comprometida con el aumento de los intercambios de la información pública y privada en el marco de las amenazas de 'ciberseguridad' como parte esencial de una legislación exhaustiva para defender los sistemas de información vitales y la infraestructura crítica", apuntó el texto.
Para matizar también señaló que este intercambio "ha de llevarse a cabo de manera que preserve la privacidad, la confidencialidad de los datos y las libertades civiles de los estadounidenses".
En este sentido, subrayó que "reconoce la naturaleza civil del ciberespacio" y que "la 'ciberseguridad' y la privacidad no son mutuamente excluyentes".
Por su parte, la asesora legislativa de la UCLA, Michelle Richardson, ha criticado el proyecto de ley y ha dicho que "la 'ciberseguridad' no ha de significar la abdicación de la privacidad en Internet de los estadounidenses".
"Una vez el Gobierno acepta autoridades de seguridad nacional expansivas, no hay vuelta atrás, por lo que solicitamos al Senado que deje difuminarse este horrible borrador hasta la oscuridad", ha agregado.