Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Decenas de lagos glaciales en los Andes de Bolivia pueden colapsar

Un total de 25 lagos glaciales en los Andes de Bolivia, formados por el aumento de las temperaturas, podrían colapsar si son perturbados por eventos como deslizamientos o avalanchas.
En lugares secos y de gran altitud, los glaciares a menudo proporcionan un suministro confiable de agua. Los lagos glaciares de los Andes, por ejemplo, mantienen el agua incluso cuando la estación seca reduce los ríos y lagos en los valles. Pero cuando estos gigantes de hielo se derriten demasiado rápido, el agua que se extiende alrededor de ellos puede precipitarse cuesta abajo con fuerza letal.
En los Andes bolivianos, el retroceso del hielo y el riesgo de inundaciones glaciales van de la mano, según un nuevo estudio publicado en The Cryosphere. Utilizando imágenes satelitales, los científicos identificaron 25 lagos glaciales en los Andes (formados por el aumento de las temperaturas y el derretimiento de los glaciares) que podrían estallar si son perturbados por el clima severo u otros eventos naturales (deslizamientos de tierra, avalanchas, etc.).
El estudio encontró que los glaciares de la Cordillera Real encogieron en un 43 por ciento entre 1963 y 2006. La imagen en falso color, que utiliza datos de los satélites Landsat 8 y Landsat 5, visualiza parte de este retroceso de hielo a lo largo de esta sección de los Andes. Entre las áreas estudiadas, la Cordillera Real tuvo el área glacial inicial más alta y experimentó el mayor cambio neto.
Los glaciares que una vez abarcaron tanto las zonas azules como las blancas en 1986 se redujeron para cubrir sólo el área azul en 2014. Si el calentamiento climático continúa al ritmo actual, la mayoría de estos glaciares habrán desaparecido a fines del siglo XXI.
"Los lagos glaciales son básicamente grandes tanques de almacenamiento de agua", dijo Simon Cook, autor principal del estudio y un glaciólogo en la Universidad Metropolitana de Manchester. Si estas torres de agua de alta montaña se derrumban, todo su contenido podría caer, desalojando los cantos rodados y haciendo que los ríos rompan sus orillas. Al igual que una avalancha, una inundación glacial puede recorrer un fondo del valle y arrasar pueblos enteros.
Si bien el daño inmediato sería devastador, el impacto a largo plazo también es preocupante, dijo Cook. En la estación seca, los glaciares proporcionan hasta el 30 por ciento de agua a La Paz, la capital de Bolivia.
A medida que el cambio climático produce más estaciones húmedas y secas, la estabilidad de los glaciares de montaña y sus lagos se hace más importante. Si la pérdida generalizada de los glaciares ocurre en los Andes, La Paz y ciudades tendrían que buscar otras fuentes de agua para satisfacer sus necesidades, en lugar de alimentar a las poblaciones con agua durante la estación seca", dijo Cook.