Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cogito: un reloj clásico, pero inteligente e interactivo

cogitocuatro.com

Al mercado del reloj ha llegado Cogito, un dispositivo básico con algunas aplicaciones y un diseño tradicional y robusto. El reloj con manecillas y una pequeña pantalla digital en la que aparecen pequeños iconos de notificaciones en la esfera, que se conecta con un smartphone Android o iOS.

Teniendo en cuenta que hay quienes no quieren tantas funciones inteligentes y aplicaciones, pero sí un reloj con el mejor diseño posible, de corte más tradicional, no resulta extraño que aparezcan este tipo de dispositivos.
La idea de los fabricantes de Cogito es ofrecer un "reloj-reloj", pero con un valor añadido como son las notificaciones en la muñeca. Nosotros hemos probado la versión Classic, pero también hay una versión más económica denominada Pop, que utiliza más el plástico, no tiene pantalla y apuesta por colores más chillones.
La combinación es efectiva y el diseño, elegante, aunque algo grueso; seguramente sea de los más atractivos desde un punto de vista estético entre toda la oferta de 'smartwatches'.
En este sentido, los amantes de los relojes a quienes les guste el diseño de Cogito se encontrarán con un buen reloj, con una pila de botón que ellos mismos pueden cambiar y que ofrece una larga autonomía. Además, es sumergible y soporta hasta 10 atmósferas.
Para disfrutar de las funciones de conectividad, hay que enlazar el reloj a un 'smartphone', Android o iOS, mediante la correspondiente aplicación. En ella podemos activar las notificaciones que queremos recibir: Calendario, mensajería y redes sociales, correo o duración de la batería del teléfono.
Aparecerán las que nos salgan en el desplegable de notificiaciones del teléfono. También se puede controlar la reproducción de música, utilizarlo como control remoto de la cámara del 'smartphone' y tiene una función para buscar el teléfono desde el reloj y viceversa.
El reloj se puede utilizar con la pantalla y las notificaciones encendidas, pero también se puede apagar, con lo que tan solo se muestra la hora con las manecillas.
Si encendemos la pantalla, se irán encendiendo los iconos según el tipo de notificación y al mismo tiempo sonará un pequeño pitido. Además, en una pequeña pantalla en la parte superior de la esfera aparecerá el número de notificiaciones que tenemos pendientes.
Aunque la filosofía del reloj es no saturar con aplicaciones, sí que hay una función que se debería haber integrado, porque es de las más útiles en un dispositivo ponible, pero que no ha sido así. Se trata del registro de la actividad física se ha obviado por completo, y es algo útil que le daría un mayor valor.
ALGO MÁS QUE UN RELOJ, PERO SOBRE TODO UN RELOJ
Cogito no trata de competir con los 'smartwatches' tipo Android Wear o similares, con grandes prestaciones en cuanto a uso de aplicaciones, sino más bien con relojes tradicionales que aún no han pensado en relacionarse con el 'smartphones'.
Cumple bien ese objetivo, con un diseño muy atractivo y un sistema de notificaciones básico, pero efectivo. También tiene carencias que habrían tenido fácil solución, como el registro de la actividad.
No obstante, es una de las mejores opciones para quienes no quieran llevar "otro smartphone" en la muñeca y prefieran un "señor reloj" que de vez en cuando les chive si alguien está llamando, si tienen una reunión próximamente o si ha llegado un nuevo correo.
El Cogito Classic Watch se puede adquirir por 179,95 dólares (unos 140 euros). El Cogito Pop (), por su parte, tiene un precio de 129,95 dólares (unos 99 euros).