Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La nave Cassini entra en su último año de viaje en Saturno

La nave espacial Cassini de la NASA ha entrado en el último año de su viaje, tras pasar 12 años estudiando Saturno, sus anillos y lunas. La conclusión de esta odisea científica histórica está prevista para septiembre de 2017, pero no antes de que la nave espacial complete un atrevido juego final en dos fases.
A partir del 30 de noviembre, la órbita de Cassini enviará la nave espacial poco más allá del borde exterior de los anillos principales. Estas órbitas, una serie de 20, se llaman las órbitas del anillo F. Durante estas órbitas semanales, Cassini se acercará dentro de 7.800 kilómetros del centro del estrecho anillo F, con su peculiar estructura doblada y trenzada.
"Durante las órbitas anillo-F esperamos ver los anillos, junto con las pequeñas lunas y otras estructuras incrustadas en ellos, como nunca antes", ha afirmado Linda Spilker, científica del proyecto Cassini en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA. "La última vez que llegamos tan cerca de los anillos fue durante la llegada a Saturno en 2004, y sólo vimos su lado a contraluz. Ahora tenemos docenas de oportunidades para examinar su estructura a una resolución extremadamente alta en ambos lados", ha añadido.
El último acto de Cassini - llamado el Gran Final - comenzará en serio en abril de 2017. Un primer sobrevuelo de la luna gigante de Saturno, Titán, remodelará la órbita de la nave espacial de forma que pase a través de la brecha entre Saturno y los anillos, un espacio sin explorar de sólo alrededor de 2.400 kilómetros de ancho. Se espera que la nave efectúe 22 zambullidas través de este espacio, a partir de su primera inmersión, el 27 de abril.
Durante el Gran Final, Cassini hará las observaciones más cercanas de la historia de Saturno, mapeando los campos magnéticos y la gravedad del planeta con una precisión exquisita y enviando puntos de vista ultradefinidos de la atmósfera, informa la NASA en un comunicado.
Los científicos también esperan obtener nuevos conocimientos sobre la estructura interior de Saturno, la longitud exacta de un día de Saturno, y la masa total de los anillos, lo que puede finalmente ayudar a resolver la cuestión de su edad. La nave también analizará directamente partículas de polvo del tamaño de los anillos principales y mostrará los límites exteriores de la atmósfera de Saturno, mediciones que se realizarán por primera vez en la misión.
"Es como tener una nueva misión," dijo Spilker. "El valor científico de las órbitas del anillo F y el Gran Final es tan convincente que puedo imaginar toda una misión a Saturno diseñada en torno a lo que vamos a hacer."
El Gran Final llegará a un dramático desenlace el 15 de septiembre de 2017, cuando Cassini se sumerja en la atmósfera de Saturno mientras remite datos sobre la composición química del planeta hasta que se pierda su señal. La fricción con la atmósfera hará que la nave espacial arda como un meteoro poco después.