Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Casa Blanca constata que la Tierra es vulnerable a los asteroides

El mundo sigue siendo vulnerable al impacto de asteroides potencialmente catastróficos, según ha constatado John Holdren, director de la Oficina de Política de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca.
"No estamos completamente preparados, pero estamos en una trayectoria para conseguir mucho más," declaró Holdren en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, durante un debate sobre la planeada Misión de Redirección de Asteroides (ARM) de la agencia espacial, informa Space.com.
Holdren cito la explosión de un meteoritos sobre la ciudad rusa de Chelyabinsk en 2013 y la explosión en el aire de Tunguska (Siberia) en 1908 como razones para tomar en serio la amenaza grave que suponen los asteroides. "Ambos impactos cogieron al mundo por sorpresa. Sabemos que esto ocurre", dijo Holdren.
Se cree que eventos como el impacto de Chelyabinsk pueden ocurrir una vez cada cien años, agregó, mientras Tunguska es considerado como un evento con una frecuencia cada 1.000 años.
Pero Holdren dijo: "Si nuestra civilización va a ser tan capaz como nuestra tecnología permite, tenemos que estar preparados para, incluso, estos acontecimientos inusuales, ya que podrían hacer mucho daño a la Tierra."
"Esta es una situación ante la que hace 65 millones de años, los dinosaurios sucumbieron", agregó. "Nosotros tenemos que ser más inteligentes que los dinosaurios."
ARM puede ayudarnos a saber más, dijo Holdren. A finales de 2021, la NASA pretende lanzar una sonda robótica hacia un asteroide cercano a la Tierra; el objetivo actual es una roca de 400 metros llamada 2008 EV5, dijeron funcionarios de la agencia.
La nave recogerá un fragmento de varias toneladas de la roca y lo trasladará a la órbita lunar, donde astroautas a bordo de la futura cápsula Orion podrán estudiarla in situ, recoger muestras, y probar la idoneidad de tecnologías de desviación de asteroides que entrañen peligro de colisión con la Tierra.