Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Callaghan recurre a la impresión 3D para adaptar los zapatos al peso de cada persona

¿Una persona de 80 kilos y otra de 120 deberían usar un zapato idéntico aunque tengan el mismo número de pie? La firma de calzado riojana Callaghan tiene clara la respuesta y recurre a la impresión 3D para ofrecer un calzado único y totalmente adaptado a cada usuario.
De esta manera, los componentes, forma de la plantilla y suela variarán por primera vez según el peso, altura y talla de pie del usuario. Así concibe Callaghan las zapaterías del futuro, donde la suela y plantilla del zapato se fabricarán en una impresora 3D según las características del usuario --al menos 12 horas de trabajo por cada par de suelas--.
Sin embargo, la imagen futurista que se plantea ya es prácticamente una realidad y así lo ha demostrado la compañía en un 'showroom' organizado en Madrid, en el que ha mostrado sus nuevos modelos Callaghan Personal, con un amortiguador en la suela adaptado al peso del usuario e impreso en 3D, que podrán adquirirse a partir de enero de 2017 por 180 euros.
La impresión 3D ha permitido a Callaghan crear una geometría que con las técnicas tradicionales de moldes nunca habría sido posible. El diseño del amortiguador de la suela con forma de hexágono permite unir esta geometría con las prestaciones de una cámara de aire, que genera una máxima absorción de impacto en el talón.
El modelo Callaghan UP3D posee un 45,8% de absorción de impacto en el talón y ofrece un 16% más de uniformidad de pisada, casi el doble de confort plantar medio, según explican desde la compañía, que añade que estas características garantizan un mayor tiempo de uso con las mejores prestaciones.
La marca también trabaja en el futuro del 'retail', con una pantalla interactiva que se colocará en los puntos de venta físicos y permitirá acceder a todo el catálogo de productos de la marca. De esta manera, el cliente puede solicitar los zapatos personalizados --aunque no estén en 'stock'-- y recibirlos en casa o en la misma tienda en 24 horas.
Las nuevas tecnologías están revolucionando el mundo. Por ello, Callaghan ha decidido poner a trabajar al 'artesano zapatero' del futuro, que aplica técnicas nunca vistas hasta la fecha. La impresión 3D está ayudando a cambiar la forma de fabricar y estos zapatos demuestras que ya se ha dado el primer gran paso.