Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CMT abre un proceso sancionador contra Vodafone por obstaculizar las portabilidades

Un periódico estadounidense reveló que el seguimiento a través del móvil se ha convertido en una práctica común para las autoridades.cuatro.com

El operador podría ser sancionado con una multa de hasta dos millones de euros

La Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) ha abierto un proceso sancionador contra Vodafone tras la denuncia de Telefónica por la presunta cancelación de portabilidades de clientes del segmento empresas.
Esta práctica de la compañía podría ser sancionada con una multa de hasta dos millones de euros.
El organismo regulador de telecomunicaciones ha indicado en una resolución que Vodafone podría haber incurrido en una infracción administrativa tipificada como 'muy grave' al incumplir la obligación de proporcionar al cliente (pequeñas empresas) el derecho a cambiar de operador conservando su numeración telefónica.
"El expediente sancionador tiene por finalidad el debido esclarecimiento de los hechos (...), determinación de responsabilidades que correspondieren y, en su caso, sanciones que legalmente fueran de aplicación", ha añadido el organismo presidido por Bernardo Lorenzo.
En concreto, si se demuestra que Vodafone ha cometido dicha infracción la sanción establecida por la misma corresponde a un multa por un importe no inferior ni superior al quíntuplo del beneficio bruto obtenido como consecuencia de dicha infracción o, en caso de no poder especificarse esta cifra, de hasta un máximo de 2 millones de euros.
Este proceso sancionador se abre tras la denuncia presentada en febrero de 2012 por Telefónica Móviles en el que denunciaba que Vodafone cancelaba portabilidades "irregularmente", es decir, sin consentimiento del usuarios.
De acuerdo a Telefónica, algunos clientes no pueden portar sus numeraciones debido a solicitudes de cancelación indebidas, y en algunos casos reiteradas, por parte de Vodafone en su rol de operador donante.
"En algunos casos, incluso nos han hecho llegar reclamaciones dirigidas a Vodafone con la petición expresa de no bloquear la portabilidad hacia Telefónica", señala la firma.
Según la CMT, Vodafone podría haber incurrido en esta práctica durante el periodo comprendido entre diciembre de 2008 y marzo de 2012 y haber aumentado la intensidad de esta conducta, principalmente, durante los años 2011 y principios de 2012.