Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un búnker noruego guarda un duplicado de semillas de todos los alimentos del mundo

Una búnker noruego guarda un duplicado de semillas de todos los alimentos del mundoInformativos Telecinco

El proyecto 'Svalbard Global Seed Vault', financiado por el gobierno de Noruega y mantenido por el Global Crop Diversity Trust, busca la "protección permanente de los alimentos del mundo" y para ello guarda en su interior una copia de cada una de las muestras de semillas de todo el planeta. Esta inciativa nació ante el habitual estado de alarma de los científicos por la pérdida de la diversidad de los cultivos y la vulnerabilidad de las colecciones de semillas del mundo.

Todas estos duplicados están en el interior de búnker, a medio camino entre la Noruega continental y el Polo Norte. Está construido para resistir el paso del tiempo y a los desastres naturales o a los provocados por el hombre. Según explica 'Global Crop Diversity Trust' en su página web, esta bóveda "garantizará durante siglos millones de semillas representando cada variedad de cultivo importante disponible en el mundo hoy".
Este proyecto nació ante el habitual estado de alarma de los científicos por la pérdida de la diversidad de los cultivos y la vulnerabilidad de las colecciones de semillas del mundo. La idea de establecer un centro de semillas en Svalbard se remonta a la década de 1980. Sin embargo, fue con la entrada en vigor del Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Agricultura y la Alimentación en 2004, cuando se convirtió en una posibilidad que llevar a la práctica.
Su uso es similar al de una caja de seguridad en un banco. El banco posee el edificio y el depositante posee el contenido de su caja. En el caso de esta bóveda de semillas, Noruega es propietaria de la instalación y los bancos de germoplasma que envían las semillas son dueños de éstas, no hay transferencia de propiedad.
Del mismo modo, el material almacenado no está disponible para los criadores. Las semillas se almacenan en lo que se conoce como acuerdos de "recuadro negro", lo que significa que los paquetes de semillas y cajas enviadas para su almacenamiento no se abrirán o no se envían a cualquier persona excepto al depositante original, en el caso de que éste se lo pida. Son los responsables de las semillas y nadie más puede tener acceso a ellas.
'Svalbard Global Seed Vault' le cuesta anualmente la Ejecutivo noruego unos 300.000 dólares, en los que colabora también la 'Global Crop Diversity Trust', que incluye empresas y fundaciones. Este último también ayuda con el transporte de muestras. A su juicio, este proyecto es un "elemento esencial de un sistema racional y seguro para la conservación de la diversidad de cultivos". "Después de todo, todo buen sistema necesita una copia de seguridad", apunta.