Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Betelgeuse, acusada de ser una estrella fraticida

Betelgeuse, la supergigante roja que marca el hombro de Orión, el cazador, parece tener un turbulento pasado, que incluyó devorar a la estrella compañera con la que nació, según las pruebas encontradas por el astrónomo J. Craig Wheeler, de la Universidad de Texas en Austin, en un estudio que se publica en la revista Monthly Notices de la Royal Astronomical Society.
Para ser una estrella tan conocida, Betelgeuse es misteriosa. Los astrónomos saben que es una estrella masiva que está cerca del final de su vida y, por eso, se ha hinchado hasta muchas veces su tamaño original. Algún día explotará como una supernova, pero nadie sabe cuándo.
"Podría ser en diez mil años a partir de ahora, o podría ser mañana por la noche", dijo Wheeler, un experto en supernovas. Una nueva pista para el futuro de Betelgeuse implica su rotación. Cuando una estrella se infla para convertirse en una supergigante, su rotación debe disminuir. "Es como un patinador de hielo en giro", dijo Wheeler. Cuando abre los brazos, disminuye la velocidad. Así también, la rotación de Betelgeuse habría disminuido a medida que la estrella se expandió. Pero eso no es lo que encontró el equipo de Wheeler.
"No podemos dar cuenta de la rotación de Betelgeuse", dijo Wheeler tras aplicar un programa de modelado informático. "Está girando 150 veces más rápido que cualquier estrella única plausible".
Contemplando la sorprendente y rápida rotación de la estrella, Wheeler comenzó a especular. "Supongamos que Betelgeuse tuvo una compañera cuando nació, y supongamos que estuvo orbitando alrededor de Betelgeuse en una órbita del tamaño que Betelgeuse tiene ahora, y entonces Betelgeuse se convierte en una supergigante roja, la absorbe y se la traga".
Explicó que la estrella compañera, una vez tragada, transferiría el momento angular de su órbita alrededor del envoltorio exterior de Betelgeuse, acelerando la rotación.
Wheeler estima que la estrella compañera tendría aproximadamente la misma masa que el Sol, para dar cuenta de la velocidad de giro actual de Betelgeuse de 15 kilómetros por segundo.
Si bien es una idea interesante, ¿hay alguna evidencia para esta teoría del compañero tragado? En una palabra: tal vez. Si Betelgeuse se tragó una estrella compañera, es probable que la interacción entre los dos causaría que la supergigante disparara algo de materia al espacio, dijo Wheeler.
Sabiendo cuán rápido sale la materia de una estrella gigante roja, a unos 10 kilómentros por segundo, Wheeler dijo que era capaz de estimar aproximadamente cuán lejos de Betelgeuse estaría.
Las imágenes infrarrojas tomadas de la órbita de Betelgeuse en 2012 por Leen Decin de la Universidad de Leuven con el telescopio Herschel demuestran dos cáscaras de materia que interactúan en un lado de Betelgeuse. Existen varias interpretaciones: algunos dicen que esta materia es un choque del arco creado a medida que la atmósfera de Betelgeuse empuja a través del medio interestelar mientras se mueve a través de la galaxia.
Nadie conoce el origen con certeza. Pero "el hecho es", dijo Wheeler, "que hay pruebas de que Betelgeuse tuvo algún tipo de conmoción en aproximadamente esta escala de tiempo", es decir, hace 100.000 años, cuando la estrella se expandió en una supergigante roja. La teoría del compañero tragado podría explicar tanto la rápida rotación de Betelgeuse como esta materia cercana.