Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Australia utilizará drones para la entrega de suministros médicos en zonas remotas del país

Los drones funcionarán para la entrega de suministros médicos en Australia. Los australianos de zonas remotas del país podrán recibir suministros vitales y de forma urgente, siendo más barato, rápido y eficaz que el uso de helicópteros.
El proyecto, bautizado como 'Angel Drone', deberá iniciar el servicio en zonas rurales de Nueva Gales del Sur a finales de este año. "Elegimos ese nombre porque creemos que a pesar de que los aviones no tripulados se han utilizado para industrias como la minería o la guerra, ya es hora de que se utilice la tecnología para la mejora de la humanidad y el bien común", explica el neorocirujano que dirige el proyecto, Carlos Teo.
El proyecto, según recoge la cadena local ABC, cuenta con el apoyo del Gobierno Federal y la compañía asegura que Australia "lidera así el camino en el uso comercial de la tecnología de drones". "Fuimos los primeros en regular los aviones no tripulados en el año 2002 y estamos especie de líder en el mundo cuando se trata de temas de regulación y seguridad", agrega Teo.
Los usos potenciales para 'Angel Drone' son muy amplios, especialmente en zonas en las que es difícil el acceso y donde es complicado encontrar una atención médica rápida, prescindiendo así del uso de helicópteros para enviar antídotos o remedios y haciendo que el transporte sea más seguro, más rápido y más barato mediante los aviones no tripulados.
Los drones también se han convertido en aliados de los hospitales y servicios médicos: la empresa Zipline anunció a principios de año su colaboración con el gobierno de Ruanda y ya trabaja con quince drones capaces de volar 150 kilómetros y llevar un kilo y medio de sangre a los que lo soliciten a través de un mensaje de texto.