Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Astrónomos producen un electrocardiograma estelar

Astrónomos han logrado caracterizar hasta 19 pares de estrellas binarias que varían en brillo, creando una curva de brillo que se desliza hacia arriba y hacia abajo como un electrocardiograma.
Avi Shporer, actualmente investigador del Instituto Tecnológico de California y autor principal del estudio --el mayor en su clase--, utilizó el telescopio espacial Kepler de la NASA para descubrir las estrellas.
Un estudio de 2011 descubrió una estrella llamada KOI-54 que muestra un aumento de brillo cada 41,8 días, y en 2012, los científicos caracterizaron otras 17 estrellas con 'latidos' usando el telescopio.
Estas estrellas permiten que los científicos estudien los efectos gravitatorios de las estrellas entre sí. La distancia entre las dos estrellas en un sistema de este tipo varía mucho y puede ser tan pequeño como unos pocos radios estelares a entre dos a 10 veces más grande en el transcurso de una órbita, según la NASA.
En su punto más cercano, el tirón gravitacional entre las estrellas las estira en formas levemente elipsoidales, que es una razón por la que su luz varía tanto. Esa fuerza de marea, que es del mismo tipo que la que causa las mareas oceánicas en la Tierra, también puede hacer que estas estrellas vibren, según la NASA.
"Se puede pensar en las estrellas como campanas, y una vez cada revolución orbital, cuando las estrellas alcanzan su acercamiento más cercano, es como si se golpearan unas a otras con un martillo", dijo Shporer en el comunicado.
En su punto más cercano en órbita, los diámetros de las estrellas fluctúan rápidamente, causando el efecto de "resonancia".
Los científicos todavía no están seguros de la estructura de los sistemas de estrella con latido, y piensan que algunos sistemas pueden tener una tercera o incluso una cuarta estrella. "Todo el estiramiento de marea de estas estrellas debió haber causado rápidamente que el sistema evolucionara en una órbita circular," opina Susan Mullally, coautora del estudio y científica del instituto de SETI que está trabajando en la misión de Kepler. "Una tercera estrella en el sistema es una manera de crear las órbitas elípticas altamente estiradas que observamos."
Los investigadores están actualmente realizando estudios de seguimiento para buscar un componente de tercera estrella en los sistemas con latido.