Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aparecen restos humanos delatores en la cueva de los Hobbit

Un par de dientes humanos de 46.000 años de edad han sido descubiertos en Liang Bua, una cueva en la isla indonesa de Flores donde una vez habitó la especie Homo floresiensis.
Los dientes son un poco más jóvenes que los restos de los también conocidos como 'hobbits' --ya que su estatura rondaba el metro--, lo que refuerza el argumento de que los humanos fueron responsables de la desaparición de la especie.
Un equipo dirigido por el arqueólogo Thomas Sutikna y el geocronólogo Richard Roberts, de la Universidad de Wollongong, Australia, informó sobre el descubrimiento de los dientes en una charla el 17 de septiembre en la reunión anual de la Sociedad Europea para el Estudio de la Evolución Humana en Madrid, informa nature.com.
El descubrimiento de H. floresiensis en 2003 desconcertó a los investigadores, en parte debido a que algunos de los restos fueron fechados de carbono en hace 11.000 años. Para entonces, el Homo sapiens habían colonizado el sureste de Asia, y algunos científicos imaginaron que los humanos pudieron haber co-existido con los hobbits durante miles de años.
Pero este año, el trabajo de re-datación en la cueva empujó la extinción de los hobbits de nuevo a cerca de hace 50.000 años. Roberts, quien dirigió ese estudio, señaló que los seres humanos ya podrían estar viviendo en el sureste de Asia alrededor de ese tiempo, y que podría haber una relación causa efecto entre ambos procesos.
Los dientes, un premolar superior y un molar inferiores, fueron descubiertos en 2010 y 2011 y han sido datos con carbono en alrededor de 46.000 años de edad utilizando carbón de las inmediaciones, dijo Sutikna a los asistentes a la reunión. El equipo confía en que los dientes son de H. sapiens. Por ejemplo, son más grandes que los de H. floresiensis, por ejemplo.
María Martinón-Torres, paleoantropóloga del University College London, que asistió a la charla, piensa que el molar inferior se parece a los de H. sapiens, aunque el premolar parece un poco más primitivo. Para demostrar de manera concluyente que los dientes son humanos, dijo que le gustaría ver comparaciones con una amplia gama de restos de H. sapiens y también de H. erectus (que podrían haber sobrevivido en Indonesia, hasta hace unos 50.000 años). "Creo que tienen un trabajo bastante difícil. Hay muchos factores a tener en cuenta", comentó.
Otra evidencia presentada por Sutikna sitúa a los humanos en Liang Bua muy poco después de que H. floresiensis desapareciera, lo que añade peso a la posibilidad de que los seres humanos desempeñaron un papel en la extinción de los hobbits, posiblemente por la competencia por los recursos limitados de Flores.
Evidencia de animales que podrían haber sido presa de los cazadores-recolectores humanos, tales como cigüeñas gigantes (Leptoptilos robustus), buitres (Trigonoceps) y elefantes en miniatura llamados stegodons (Stegodon florensis insularis), desaparecen de las capas de sedimentos de la cueva después de hace alrededor de 46.000 años. Al mismo tiempo, conchas de moluscos de agua dulce comienzan a aparecer en los sedimentos. Tales moluscos son comunes en los hábitats de los primeros humanos a través de Eurasia y África.
Las herramientas de piedra hechas de sílex (que también se encuentran regularmente en otros yacimientos humanos) y las pruebas de fuego también son más recientes que los restos de Hobbit en Liang Bua.
"Lo que aún no sabemos es si hubo al menos un pequeño solape en las poblaciones, lo que plantea la cuestión una vez más de la posible función de los humanos modernos en la extinción de floresiensis," dice Chris Stringer, paleontólogo del Museo de Historia Natural de Londres, quien asistió a la reunión. Si hobbits y seres humanos se superponen, que incluso podrían haberse cruzado, dice Stringer.