Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amnistía Internacional lanza un software que detecta si están espiando tu ordenador

Saber si alguien te espía es ahora mucho más sencillo. Amnistía Internacional ha presentado Detekt, una nueva aplicación de código abierto lanzada para Windows que escanea el ordenador y detecta si hay software de espionaje instalado.
Detekt es un proyecto de Amnistía Internacional, en colaboración con la Electronic Frontier Foundation (EFF) e investigadores de seguridad, que han desarrollado esta idea con el fin de proteger a trabajadores de derechos humanos y periodistas que manejan información sensible. Sin embargo, cualquiera puede utilizarla.
"Detekt es una herramienta sencilla que alertará a los activistas de intrusiones para que puedan tomar medidas", explica Marek Marczynski, director de asuntos militares, de seguridad y policiales de Amnistía Internacional. "Los gobiernos están utilizando cada vez más tecnología peligrosa y sofisticada que permite leer los emails privados de activistas y periodistas o utilizar de forma remota su webcam o su micrófono con el fin de grabar sus actividades de forma secreta", añade.
La red Coalición contra las Exportaciones destinadas a la Vigilancia Ilegal, a la que pertenece Amnistía Internacional, calcula que el comercio anual de tecnologías de vigilancia en todo el mundo mueve 5.000 millones de dólares estadounidenses y va en aumento.
"Parte de la tecnología de vigilancia está ampliamente disponible en Internet, mientras que alternativas más sofisticadas son desarrolladas por empresas privadas con sede en países desarrollados y vendidas a agencias de inteligencia y organismos encargados de hacer cumplir la ley de países que cometen persistentes violaciones de derechos humanos", advierte la ONG.