Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amazon creará 620 empleos más en Cataluña tras robotizar sus almacenes de Castellbisbal y El Prat

Amazon creará 620 empleos adicionales a los previstos en los próximos tres años en sus centros logísticos de Castellbisbal y El Prat de Llobregat (Barcelona) al incorporar su robotización para el almacenaje y preparado de pedidos, ha anunciado este miércoles en un acto en las instalaciones de Castellbisbal, que convierten a España en el tercer país europeo --tras Reino Unido y Polonia-- en el que se incorpora la tecnología Amazon Robotics.
Castellbisbal, que abrió en octubre, puso en marcha los robots hace un mes, y ello supondrá que en las previsiones de crear 200 empleos en dos años se incluya la necesidad de 20 tecnólogos especializados, mientras que en El Prat, que abrirá en otoño, se crearán 500 empleos adicionales más 100 de tecnología e ingeniería en los próximos tres años, que se sumarán a los 1.500 calculados hasta ahora.
La multinacional ya ha iniciado la búsqueda de profesionales de perfil tecnológico a través de su página web, aunque prevé para junio el proceso de selección masivo.
El director de operaciones de Amazon en España e Italia, Fred Pattje, ha atribuido estos incrementos de personal a que los robots permiten almacenar un 50% más de artículos por metro cuadrado y se pueden elaborar más pedidos en menos tiempo, por lo se requieren más trabajadores.
Castellbisbal, especializado en el servicio Amazon Pantry --productos de supermercado no frescos-- para el sur de Europa, cuenta con 350 robots y 2.000 estanterías adaptadas, mientras que El Prat contará con 3.500 robots y 50.000 estanterías que sirven para almacenar los productos y para acercarlos al empleado cuando prepara los pedidos, de forma que los trabajadores no deben ir a las estanterías para buscar los artículos sino que las estanterías vienen a ellos.
Los robots permiten que los empleados eviten tener que caminar entre seis y siete kilómetros --entre el proceso de almacenaje y el de preparación de pedidos--, se guían por sensores y códigos QR en el suelo, se desplazan a hasta 1,7 metros por segundo, y se autoguían para recargarse cuando tienen poca batería.
El centro logístico de San Fernando de Henares (Madrid), que abrió en 2012, no prevé incorporar Amazon Robotics, y en las nuevas instalaciones que vaya abriendo Amazon se utilizará dependiendo del tipo de productos que se deban mover --no lo aplican a productos de gran tamaño, como televisores o neveras--.