Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

APPs para vigilar a tus hijos

Controlar a tus hijos mediante aplicaciones móvilescuatro.com

Las preocupaciones de un padre con su hijo siempre estarán presentes. Pero más aún con la llegada de los dispositivos móviles. ¿Mandará mensajes a desconocidos? ¿Sufrirá acoso de sus compañeros? ¿Accederá a webs de contenido sexual? Existen aplicaciones para averiguar y controlar lo que hace tu hijo con su móvil.

El miedo de los padres ha inspirado a la creación de APPs para controlar teléfonos ajenos. Entre estas aplicaciones se encuentra TeenSafe. Diseñada para saber qué publican los menores en las redes sociales, puede instalarse sin que ellos sepan que están siendo vigilados. Un espía en su móvil.
Aunque funciona de forma encubierta, la aplicación ha recomendado a los padres que informen antes a sus hijos de que están siendo controlados. “Es totalmente legal que un padre haga esto de manera discreta”, explica el jefe de la aplicación a la BBC.
TeenSafe permite a los padres leer mensajes de texto, incluso si están borrados, de otras aplicaciones como WhatsApp, Snapchat o Kik.
La APP MamaBear va más allá. Si los hijos viajan en coches ajenos, los padres podrán conocer a qué velocidad está yendo el vehículo en el que se encuentran. Además, se envían alertas si la velocidad ha sobrepasado lo legal. Pero esta aplicación no puede ser usada encubierta.
Otros servicios que ofrece es la oportunidad de bloquear el teléfono del menor con la única posibilidad de llamar a los padres.
Para parejas celosas
Estas aplicaciones están diseñadas con el objetivo de proteger y mantener un control con los hijos. Pero los creadores temen que sean utilizadas por parejas celosas, jefes controladores o espías.
En el caso de Estados Unidos, este tipo de APPs de vigilancia son legales siempre y cuando la otra persona sea mayor de edad y sea consciente de que está siendo controlado. Sin embargo, las aplicaciones no alarman con claridad. La letra pequeña puede pasar desapercibida y convertirse en una herramienta clave para personas obsesivas con el control.