Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ALFRED, el 'mayordomo virtual' que monitoriza las constantes médicas de los ancianos para fomentar su independencia

La compañía Worldline ha colaborado en la creación de la plataforma ALFRED, el Asistente Interactivo Personal para la Vida Independiente y el Envejecimiento Activo, un 'mayordomo virtual' que nace con el objetivo de ayudar a las personas mayores, en el marco de un proyecto co-financiado por la Comisión Europea (CE).
El dispositivo incorpora la monitorización de constantes médicas y establece un ecosistema de servicios y soluciones para que las personas mayores sigan manteniendo su independencia y, al mismo tiempo, facilitar la coordinación con sus cuidadores y fomentar su inclusión social.
Para ello, el asistente incorpora la interacción por voz con el usuario, lo que permite a los ancianos comunicarse con el dispositivo o definir comandos. Asimismo, como uno de sus objetivos es la inclusión social, el mayordomo sugerirá eventos sociales acordes a cada usuario, considerando gustos, intereses y el entorno social.
Por otro lado, para mejorar la eficacia en la atención a los cuidados del anciano, permite el acceso a todos los datos monitorizados al personal médico. De la misma forma, el dispositivo incorpora juegos para mejorar las condiciones físicas y cognitivas con el fin de prevenir posibles deficiencias.
Empresas e instituciones contribuyen con este proyecto a crear una sociedad mejor, donde las personas mayores puedan vivir en sus propios hogares, con la posibilidad de actuar de forma independiente y participar activamente en la vida social, según explican a través de un comunicado.
En este proyecto, co-financiado por la Comisión Europea, ha participado la compañía Worldline Iberia junto con once socios de cinco países diferentes. Los resultados se han puesto a prueba en 2016 en Alemania, Francia y Holanda con usuarios reales, con el objetivo de allanar el camino hacia el mercado y facilitar la adopción por la sociedad.