Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACNUR crea una 'app' que permite revivir la experiencia de una refugiada de 16 años en Malasia

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha creado 'Finding Home', una aplicación para dispositivos Android que recrea la historia de Kathijah, una inmigrante birmana de 16 años que reside en un campo de refugiados en Malasia.
Kathijah y su hermano Ishak, que también aparece en la aplicación, son dos jóvenes birmanos pertenecientes a una minoría étnica musulmana, los rohinyá. A causa de la persecución de su etnia, se vieron obligados a escapar de su Myanmar natal hasta Malasia, país donde actualmente residen 150.000 refugiados, unos 56.000 de ellos rohinyás, y 36.000 menores de 18 años, según datos de ACNUR.
La aplicación, que se puede descargar de forma gratuita desde Google Play, simula que un sistema operativo se hace cargo del teléfono. Desde ella es posible enviar y recibir llamadas de voz y de vídeo, responder a mensajes de chat y navegar entre una galería de fotos que explica el pasado de Kathijah.
'Finding Home' permite reproducir cómo es la vida cotidiana de refugiados como la adolescente protagonista, que una vez abandonan su país pierden su estatus de ciudadanos, el apoyo del estado y viven con graves problemas de seguridad. A través del 'software' es posible caminar alrededor de una milla para vivir el tipo de situaciones a las que se enfrenta Kathijah en la vida real, como huir ante una redada policial o recibir ayuda por parte de algunas personas.
La información que ha dado lugar a la aplicación ha sido recopilada por ACNUR Malasia mediante entrevistas realizadas entre refugiados jóvenes y adultos. Su objetivo es "entender a los seres humanos individuales y sus historias de dolor al margen de las estadísticas", según afirma la organización perteneciente a las Naciones Unidas.