Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El año 2016 vuelve a ser el mejor de la década pese a las más de 35.200 hectáreas quemadas sólo en agosto

El año 2016 ha recuperado el título de mejor año de la década en materia de incendios, que perdió tras los incendios registrados a finales del mes de julio y en el mes de agosto. Así, en lo que va de año, han ardido 41.386 hectáreas en España, de las que más de 35.200 se han calcinado sólo en el mes de agosto, es decir, más del 85 por ciento de toda la superficie quemada durante el año.
Según datos del Ministerio de Agricultura Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) a fecha de 4 de septiembre, la superficie quemada por incendios forestales se ha reducido en un 43,77 por ciento con respecto a 2015 y en un 49,75 por ciento con respecto a la media del último decenio. En cifras absolutas, esto se traduce en 32.204 hectareas calcinadas menos en relación a 2015 y en 40.982 hectáreas menos en relación a la media de la última década.
Igualmente, el balance de este año registra trece grandes incendios forestales que hayan superado las 500 hectáreas, uno menos con respecto al pasado año y siete menos con respecto a la media de la década. En total, hasta el 4 de septiembre de 2016 se han producido 6.468 siniestros, frente a los 10.204 de la media.
No obstante, más de las tres cuartas partes de los incendios apenas superaron una hectárea y se quedaron en conatos. Frente a estos, un 24 por ciento sí que la superaron, entre los que también están los trece grandes incendios.
Por áreas geográficas, el noroeste representa el 36,04 por ciento de la superficie forestal quemada; las comunidades interiores, un 26,55 por ciento; el Mediterráneo, un 25,61 por ciento; y Canarias, un 11,80 por ciento.
Finalmente, en cuanto a la distribución de los incendios, el 42,53 por ciento de ellos se dieron en el noroeste peninsular; el 32,84 por ciento, en las comunidades interiores; el 23,45 por ciento, en el Mediterráneo y un 1,18 por ciento, en Canarias.