Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El mundo vivirá un segundo extra en 2016 que provocará un caos en la Red

reloj e internetReuters

La llegada del año 2017 se hará de rogar un poco más debido a que el día 31 de diciembre podría añadirse un segundo adicional para compensar la diferencia existente entre el tiempo astronómico y el tiempo universal coordinado. Este hecho insólito afecta duramente a internet, ya que sincronizan los relojes de los sistemas operativos.

Si la llegada de 2017 se está haciendo eterna, los científicos quieren aguar aún más la espera informando de que lo que queda de mes de diciembre será un poco más largo, pues el año 2016 tiene un segundo más. El día 31 se añadiría un segundo adicional, llamado intercalar, para compensar la ralentización de la Tierra y los relojes de todo el mundo mostrarán una hora nunca vista: 23:59:60.
Los que informan de este hecho es la revista Popular Mechanics, quien explica que los segundos intercalares se aplican para compensar la diferencia existente entre el tiempo astronómico y el tiempo universal coordinado (UCT) que se utiliza para los relojes. Es decir, es necesario incluir este segundo de más para regular el Servicio Internacional de Rotación de la Tierra: por lo general la medida se aplica entre la diferencia entre la hora UTC y la hora astronómica asciende a más de 0,8 segundos en un año.
Según la revista, la última vez que se agrego un segundo intercalar fue el 31 de julio del año pasado. Son cambios tan pequeños que las personas no perciben; sin embargo, para los ordenadores esto se convierte en un grave problema. El fenómeno amenza con causar estragos en la Red, sobre todo es un problema para Google que maneja protocolos de internet que sincronizan los relojes de los sistemas operativos. Por lo tanto, los dispositivos revisan frecuentemente estos protocolos para asegurarse de que tienen la hora correctamente. 
La solución sería añadir un segundo extra a los servidores, pero como apunta Google no es tan fácil puesto que la mayoría de los ordenadores y sistemas operativos no entienden de ese segundo 61.