Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nuevos terribles casos de violencia en el fútbol

Este fin de semana nos deja más casos de violencia en el fútbol. Una violencia imperdonable en el mundo del fútbol, que parece extenderse cada vez más, y contra la que es difícil tomar medidas efectivas de verdad.  Era el tiempo de descuento cuando el San Fernando celebraba el gol que le aseguraba la salvación después de que el árbitro pitase penalti a su favor. Los jugadores lo celebraban cuando radicales del equipo contrario, el Alcalá, que se jugaba su pase a la liguilla de ascenso a Segunda B, intentan cargarse las vallas de seguridad. No lo consiguen y deciden saltar al campo y a puñetazo limpio la emprenden contra algunos futbolistas desconvocados y aficionados locales. Pero desgraciadamente, imágenes como esta han dejado de ser un hecho aislado. En otro partido de fútbol sala este sábado entre el Barceloneta y el Olímpyc Floresta, un jugador golpea al colegiado tras una decisión arbitral y lo deja inconsciente ante la burla de un grupo de niños.