Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Padre e hijo, a juicio por violar y torturar a la misma niña de 13 años

violadores padres e hijo, Timothy Ciboro,  Esten Ciboro, violadores Ohiocuatro.com

Padre e hijo, de 53 y 28 años , residentes en Ohio, se sientan ante el juez con cargos por violar y mantener atada en un sótano a una niña de 13 años. La menor es la hijastra de uno de los agresores y la hermanastra del otro. Su madre biológica la abandonó en 2012 tras un viaje a Las Vegas, de la que nunca regresó. Los dos acusados han declarado ante el juez que la Ley a ellos no les sirve, porque solo pueden "ser juzgados por la Biblia."

Timothy Ciboro y su hijo de Esten Ciboro enfrentan cargos por violación múltiple, según ha publicado el Washington Post.
La víctima de 13 años logró huir de sus captores, tras desatarse y escapar mientras sus presuntos abusadores estaban fuera de casa.
Durante la primera audiencia  los Ciboros hicieron una petición inusual  al juez para tener acceso a la Biblia, a la que planean citar en su defensa. La Biblia, según Esten Ciboro de 28 años  es "el único libro de leyes que realmente importa".
Timothy Ciboro, por su parte, dijo que él y su hijo pretenden "usar la santa palabra de Dios para hacer preguntas, preguntas que creemos son absolutamente vitales para nuestro caso".
La magistrada del Condado de Lucas, donde se les juzga, accedió a facilitarles la Biblia durante el juicio.
Los dos hombres fueron arrestados en mayo después de que la niña de 13 años escapara del sótano, donde supuestamente permaneció detenida durante más de un año, dijeron las autoridades.

Fue descubierta a menos de un kilómetro de distancia, llevando una mochila y dos bolsas. Le dijo a la policía que su padrastro y su hermanastro le daban de comer las sobras y la hacían orinar en un cubo con amoníaco.
Los Ciboros son acusados de agredir sexualmente a la niña durante un período de tres años, de 2012 a 2015.
La niña le dijo a los agentes que su madre se había ido y que no la veía desde 2012.
Cada uno se enfrenta a tres cargos de violación, poniendo en peligro a niños y secuestrando. Timothy Ciboro, que se enfrenta a dos cargos adicionales de violación, también está acusado de agredir sexualmente a su hermanastra menor durante el mismo período.