Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Violada y asesinada seis días antes de su boda

Violada y asesinada seis días antes de su bodatelecinco.es

Fuera del horario escolar, Stephanie Scott, una profesora australiana, acudió a su colegio seis días antes de casarse para preparar las lecciones para su sustituto. El limpiador del centro, Vincent Stanford, la violó, asesinó a cuchilladas y tiró su cuerpo en un matorral. El hombre ha sido condenado a cadena perpetua. 

La escalofriante historia de Stephanie Scott ha sido relatada por el Mirror. A seis días de su boda, esta joven profesora australiana de 24 años había acudido la tarde del último domingo de Semana Santa a su colegio, en New South Wales, para dejar preparadas las clases para su sustituto. 
El limpiador del colegio, Vincent Stanford, de 26 años, al verla, decidió ir a su casa a por el 'kit' de violación. A la vuelta, la cogió desprevenida cuando ésta se estaba despidiendo de él, la arrinconó y violó. Después la mató de numerosas cuchilladas y, tras cargar el cuerpo en su coche, arrojó el cuerpo de la joven a un matorral en el Parque Nacional de Cocoparra, a 70 Kilómetros. 
Esto sucedió el 5 de abril de 2015. Cinco días más tarde -uno antes de la boda- fue encontrado el cadáver de Stephanie. Sin embargo, los detalles de lo sucedido se han conocido recientemente, en del juicio en el que Vincent ha sido condenado a cadena perpetua más 15 años por violación. Su hermano gemelo, Marcus, quien guardó los anillos de la víctima y afirmó desconocer lo que Vincent había hecho, acaba de salir de la cárcel. 
Dos meses antes del asesinato, Vincent había buscado en internet palabras como 'violació de novia' y 'secuestro de novia', lo que sugería que había planeado su agresión. Él también había estado acechando a otras dos mujeres y le fueron requisadas 1.800 fotos de una niña de 12 años. Durante el interrogatorio admitió querer matar a alguien desde que tenía 7 años.