Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El vídeo viral más aburrido del mundo

"No soy un gato haciendo monadas, ni un bebé riendo, ni un grupo de chicos ensayando el baile del verano". El protagonista de este vídeo es un hombre de pelo cano que mira directamente a cámara. El hombre pide al espectador que, por favor, visione más de 30 segundos. El motivo de esta petición tan extraña es que la plataforma YouTube pagan a los creadores de vídeos por cada usuario que ve al menos estos segundos. Según va explicando el protagonista de estas imágenes, quien se llevará ese dinero por este vídeo será la Fundación Arrels, una ONG de Barcelona que ayuda a las personas sin hogar —también responsable de la iniciativa Homelessfonts—. Porque él en realidad fue una persona sin hogar hasta hace poco. Desde su creación en 1987, la Fundación Arrels ha ayudado a más de 9.000 personas sin hogar con alojamiento, alimentación, atención social y sanitaria. Sólo en 2014, atendió a 1.600 personas, 665 por primera vez.