Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El saludable cambio de vida de la 'octomom'

El saludable cambio de vida de la 'octomom'cuatro.com

Natalie Suleiman era conocida por las películas porno en las que aparecía. Pero lo que de verdad le hizo saltar a la fama fue inseminarse cuando ya tenía seis hijos y tener ocho bebés, lo que le dio el apodo de 'octomom'. Se drogaba hasta la extenuación y no dejó el cine X tras su maternidad. Ahora ha cambiado y su día a día es el claro reflejo del dicho 'si no lo veo, no lo creo'.

En su día confesó que ella tan sólo quería tener un bebé más después de los seis de los que ya era madre, dos de los cuales tienen autismo y otro de ellos, problemas graves de salud. En lugar de eso, la inseminación artificial la dejó embarazada de ocho pequeños: Juan, Nariyah, Josiah, Maliyah, Isaías, Noah, Jeremiah y Makai. 
"Podría poner buena cara y decir que mi vida es un pedazo de pastel", aseguró al Daily Mail, "pero en realidad es un pedazo de mierda, ocho pedazos de mierda todos los días"
Sin embargo, ella misma reconoce que ser madre soltera no es fácil y menos con catorce hijos a su cargo. Por ello, volvió a rodar una película porno y se desnudó para resolver sus problemas económicos, que la llevaron a perder su vivienda"Todo lo que hice fue por dinero para poner comida en la mesa", se ha defendido en una entrevista para la revista Woman's Day
A día de hoy, su vida no es ni parecida a lo que un día fue. Tuvo que romper con su vida anterior para hacerse cargo de los niños. De lo contrario, "habría muerto por sobredosis". 
A pesar de tener un hijo que no puede hablar ni andar y de que uno de sus embarazos la dejara con graves problemas de espalda, lleva tres años y medio trabajando como consejera y terapeuta familiar y no recibe ayuda alguna. 
"Estoy casada con mi familia y los niños, no tengo tiempo para quitar de mis hijos y dárselo a un extraño". ¿Su único lujo? Echarse la siesta un par de veces por semana. Sus niños llevan una vida sana y vegetariana, corren carreras solidarias en familia y saben de la importancia de ayudar a los demás. "Somos un equipo", sentencia.
La evolución de la 'octomom' demuestra que los casos perdidos no existen. Natalie Suleiman espera que la opinión pública, que tan dañada dejó su imagen hace siete años, cambie su parecer sobre ella. Siempre es posible mejorar si uno se lo propone. Y esta familia numerosa es una bonita muestra de ello.