Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ‘vestido vagina’ se convierte en viral tras la difusión de una inocente fotografía

El ‘vestido vagina’ se convierte en viral tras la difusión de una inocente fotografíacuatro.com

Algo tan inocente como publicar en Facebook una fotografía de su nuevo vestido fue lo que convirtió a la nueva adquisición de Sam, una bloguera australiana, en todo un fenómeno viral. Con un valor de casi 140 euros, el vestido que acababa de comprar y con el que posaba con ilusión en la foto comenzó a ser rápidamente conocido como el 'vestido vagina'. De forma instantánea, la mayoría sacó un parecido al estampado de la prenda con el órgano genital femenino. Abrumada, se apresuró a devolverlo a la tienda donde lo adquirió y finalmente le devolvieron el dinero.

Todo surgió de un gesto tan inocente como el de pedirle a su marido que le realizara una fotografía con el nuevo vestido que se había comprado para así poder compartirlo y 'lucirlo' también en las redes sociales.
De este modo, la bloguera australiana que responde al nombre de Sam, no dudó un instante en abrir su página de Facebook 'School Mum', y publicar su vestido del diseñador Wayne Cooper valorado en casi 140€.
Sin embargo, lo que en un principio realizaba reparando únicamente en la ilusión que le hacía mostrar a todo el mundo cuál había sido su nueva adquisición, se convirtió en un aluvión de mensajes, –en su mayoría de humor o mofa–, que se propagaron como la pólvora hasta hacer famosa la prenda bajo el nombre del 'vestido vagina'. Y es que es precisamente a esta parte del órgano genital femenino a lo que les recordaba el estampado del vestido.
Desde ese momento, como ella misma reconoció en declaraciones recogidas por Independent, "una vez lo ves de esa forma... ya no lo ves de otra manera".
Por este motivo, abrumada ante el revuelo que había creado, decidió emprender el camino de vuelta al establecimiento donde lo compró y proceder con su devolución.
"Fui a devolver el vestido a la tienda y una de las dependientas me reconoció por el mensaje que publiqué de mi vestido", aseguró antes de reconocer que no tuvieron ningún problema en devolverle amablemente el dinero que le había costado.
"Todos hemos pasado un buen rato y hemos echado unas carcajadas. Supongo que ahora seré conocida como 'la mujer del vestido de la vagina'", manifestó tomándose todo con buen humor.