Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las frutas y verduras propias del invierno pueden prevenir resfriados

Frutas y verdurasGTRES

La llegada del invierno y las bajas temperaturas, vienen acompañados de un cambio en la alimentación, con mayor presencia de purés o sopas, y los expertos en nutrición aconsejan no perder de vista los alimentos de temporada ya que, en caso de algunas frutas y verduras, pueden incluso ayudar a evitar los resfriados también propios de esta época del año.

La nutricionista Natalia Galán, del Servicio de Promoción de la Salud de Sanitas, destace entre estos productos las mandarinas, kiwis, caquis, manzanas, naranjas, plátanos o uvas, todas ellas con un extraordinario aporte de vitamina C.
Además, aconseja los llamados batidos 'detox', con mezclas de frutas y verduras que por su riqueza en vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra, otorgan propiedades nutricionales beneficiosas para el organismo, especialmente si se consumen crudas.
"Los alimentos de temporada son la mejor opción si queremos ajustar la economía familiar, ya que los encontraremos más baratos que el resto porque existe una mayor disponibilidad. Además, al cultivarse en las condiciones adecuadas son más sabrosos, con mejor textura y olor", ha eplicado Galán.
Esta experta recomienda no variar en exceso en en tipo de alimentación, aunque sí en la manera de cocinarlos, sustituyendo por ejemplo la ensaladas por purés o sopas, o bien concinando las verduras a la plancha.
No obstante, reconoce Galán, aunque ante la bajada de las temperaturas el cuerpo nos pide alimentos más calientes y "de cuchara", es necestario cuidar la calidad y el contenido nutricional de los ingredientes en sopas, caldos o potajes para evitar los que aporten más grasas.
"Nuestro organismo es muy inteligente y sabe adaptarse a diversas condiciones climatológicas, gracias fundamentalmente a la capa de grasa que lo recubre y actúa como aislante. Y la diferencia calórica que nuestro organismo gasta de una estación a otra es mínima, por lo que no es necesario un aporte extra", ha explicado.
Esta experta recomienda comenzar el día con un buen aporte de vitaminas que tengan cítricos, lácteos y cereales. A mediodía una buena opción sería legumbre con cerealy verduras, como lentejas estofadas con verduras y arroz. Por la noche lo más ideal es cenar más ligero, como una sopa juliana y un pesacado a la plancha. Y para comer algo a media mañana o en la merienda, se puede optar por algún lácteo, fruta o fiambre magro.
CUIDADO AL LLEGAR LAS FIESTAS
Un momento clave del invierno es la llegada de las festividades navideñas, cuando es habitual incrementar el aporte calórico y nutricional en las comidas y cenas familiares o de amigos.
En estos días, desde el Servicio de Promoción de Salud de Sanitas, subrayan la necesidad de realizar actividad física y "compensar los excesos" con comidas más ligeras al día siguiente.
Asimiso, recuerdan que no es bueno acudir a las 'dietas milagro' después de los excesos ya que "pueden proporcionar una pérdida de peso rápido pero muy poco saludable y con un efecto de rebote casi inmediato".