Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La vainilla se agota: el cambio climático está acabando con las cosechas

La vainilla se agota: el cambio climático está acabando con las cosechasGtres

La isla de Madagascar produce el 80% de la vainilla que se consume en el mundo. Las sequías, las tormentas tropicales, y la delincuencia que está sufriendo esta isla africana, están haciendo que la vainilla pierda su calidad y que se dispare su precio.

Helados y dulces de todo el mundo ven en la vainilla uno de sus ingredientes esenciales. Con millones de aficionados en todo el mundo, la producción del tradicional sabor está en decadencia. El cambio climático y las sequías que trae consigo han hecho que la cosecha se resienta mucho. La tormenta tropical Enawo, que azotó la isla, matando a 78 personas, arruinó en marzo el 30 % de los cultivos de vainilla.
La cosecha de este año empezará en junio  y no pinta mejor que la anterior. Después de cuatro años de subidas en el precio, la especulación del mercado ha señalado que este año los precios del producto seguirán al alza, lo que ha propiciado que los agricultores duerman junto con sus cultivos para asegurarse que nadie se propia de ellos ilícitamente.
El precio de la vainilla no ha parado de crecer en los últimos años. Se ha llegado a multiplicar por ocho en los últimos cuatro, mientras su calidad cae en picado. A pesar de la decadencia, este ingrediente no solo se cultiva en la isla africana. India, Papua Guinea y Uganda son otros de los grandes productores de este tipo de orquídea, siendo Indonesia la segunda potencia mundial productora.