Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Padres gallegos compran la vacuna de la meningitis B en Portugal

Hace dos meses Diego, de cuatro años, y su madre, Eva, vivieron sus peores horas. Diego tuvo meningitis bacteriana de tipo B, una enfermedad que puede mortal. Diego, como casi todos los niños españoles, no había sido vacunado contra la meningitis B. Según la normativa del Ministerio de Sanidad, la vacuna contra la meningitis B solo se administra en hospitales y centros de salud a personal de riesgo, grupos donde haya un brote de dos o más casos o al entorno de alguien que la haya padecido. Ni siquiera se vende en farmacias. Por eso los padres de Diego viajaron a Portugal para comprarla y vacunar a su hermano Hugo, igual que otros padres gallegos. En A Coruña murió en febrero un bebé de dos años por meningitis B y ha habido al menos otros dos casos. Así que son muchos los que cruzan la frontera y pagan los noventa euros por cada dosis. Sanidad afirma que la vacuna tiene efectos secundarios y que, de momento, solo va a administrarse en hospitales y centros de salud.