Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Siete de cada 10 españoles enferma en verano por el mal uso del aire acondicionado

aire acondicionadocuatro.com

Siete de cada diez españoles enferma en verano por el mal uso del aire acondicionado, según han desvelado los datos de una encuesta realizada por Reparalia, que ha tenido como objetivo analizar los hábitos de utilización de este aparato entre los españoles.

Los datos de la encuesta han puesto de manifiesto que entre los españoles existe un mal uso generalizado del aire acondicionado que implica consecuencias directas para la salud, pues el 30,8 por ciento de las personas mantiene el aire acondicionado a temperaturas bajas -entre los 22 y los 24 grados-, y el 20,5 por ciento lo mantiene a temperaturas muy bajas -entre los 20 y los 22 grados-.
Estas temperaturas se encuentran muy por debajo de las recomendadas de los expertos para el uso del aire acondicionado, quienes han advertido de que una aclimatación que ronde entre los 24 y 26 grados es más que suficiente.
Además, atendiendo a estos parámetros, la encuesta también ha revelado que solo 8 de cada 100 personas pone el aire acondicionado a la temperatura correcta. Sin embargo, el 85 por ciento de los encuestados desconocía esta recomendación.
Asimismo el 35,2 por ciento de los encuestados ha afirmado no saber que el mal uso del aire acondicionado puede conllevar riesgos para la salud. Aunque el resto de los encuestados relacionan el uso del aire acondicionado a muy baja temperatura con resfriados y dolor de garganta.
De hecho, un 73,7 por ciento ha asegurado haber sufrido algún resfriado o problema de garganta como consecuencia de su uso en verano, ya que el aire acondicionado puede ser el causante de afecciones tales como faringitis, rinitis, asma, neumonía, dolores de cabeza, contracturas musculares, lumbalgia y cervicalgia, entre otros.