Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Travesía solidaria: En 5 horas de natación recaudan 6.000 euros para fines sociales

La cita solidaria comenzó en la playa de Coroso y terminó cinco horas después en la playa de Tanxil, en Rianxo. La ONG 'Una brazada un céntimo' organizó la travesía a nado para recaudar dinero con fines sociales. La organización con su iniciativa consiguió, tras 20 kilómetros a nado, reunir 6.000 euros destinados a becas deportivas y a financiar la compra de juguetes.

La ONG 'Una brazada un céntimo' ha explicado su proyecto solidario que el pasado 23 de agosto tuvo su clímax con la remontada a nado de la ría de Arousa.

En el portal cuentan cómo se concentraron en la playa de Coroso, en Ribeira, para preparnos (gafas, gorro, neopreno..) y desde ahí se lanzaron un cohete como señal de salida y se echaron al agua.

"Sentimos el agua bastante fría, aunque no tanto como para evitar que tras unas cuantas brazadas logremos entrar en calor, la temperatura debía rondar los 16 grados.

Empezamos con un ritmo rápido y hacemos una primera parada a los 30 minutos para estar hidratados, a continuación cruzamos entre bateas, se las ve pasar deprisa, ya que estamos avanzando a casi 5 km/hora.
A partir de aquí las cosas se complican,  empezamos a cruzar entre la punta de Cabio y la de Chazo y se levanta viento de contra, que provoca unas olas muy molestas que nos agotan y nos hacen bajar mucho el ritmo.
Tercera parada,  obligatorio tomar geles, estamos luchando mucho contra las olas y el viento y necesitamos recuperar fuerzas, el ritmo ahora es lento; continuamos nadando, el tramo se hace bastante duro, nos avisa el entrenador que otra vez vamos a rondar las 5 horas de nado, como en los retos anteriores (cruce estrecho de Gibraltar y travesía Mallorca Cabrera).

 Llegamos a la punta de Fontenla, al fondo ya vemos la playa de Tanxil, en Rianxo. Esto nos renueva los ánimos, el mar está un poco más calmado y nos permite nadar algo más cómodo, pero el agua fría no permite ir relajado, por lo que buscamos un ritmo intermedio para no quedarnos fríos. Última parada, para tomar algo de líquido, ya vemos las banderas del club Náutico de Rianxo, aquí sabemos que está hecho, deben de quedar aproximadamente mil metros.

A unos 30 metros del náutico nos paramos para agruparnos y llegar todos juntos, nos abrazamos dentro del agua y desde la orilla lanzan cohetes; vemos que el borde de la rampa de salida está llena de gente, amigos, familiares y demás, que están aplaudiendo, este momento es de lo más emocionante".