Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un turista descuidado termina entre las fauces de un oso en Tailandia

Un turista descuidado termina entre  las fauces de un oso en  Tailandiatelecinco.es

Un turista de 36 años terminó enfureciendo a un oso de un templo de la provincia de Phetchabun, en Tailandia. El hombre se puso a burlarse del animal con un cuenco de arroz y este se paró sobre sus patas traseras arrastrando al imprudente al foso, de donde ha salido mal herido y directo a un hospital.

Las fotografías del incidente que tuvo lugar la pasada semana son brutales.  Revelan a este hombre identificado como Naiphum Promratee arrastrado por el oso.
El turista fue mordido por el oso, mientras los trabajadores del lugar intentaban disuadir al animal para que lo soltara, según ha publicado el Daily Mail.
Los trabajadores le pegan al oso con una gruesa vara, le lanzan agua, gritos, pero este no abandona a su presa al que ya siente como un bocado inmediato.
Ensangrentado y con la piel hecha jirones, el oso consigue arrastrar a Naiphum Promratee hasta su jaula, donde se dispone a comérselo.
Sin embargo, los empleados se meten en el recinto y logran arrancárselo literalmente de las fauces y sacarlo en estado grave.
Una persona cercana al templo tailandés contó a los medios que ya había advertido de que las bestias estaban hambrientas, porque no recibían suficiente comida.
Los osos son algunos de los animales salvajes criados por los monjes del templo.
Este hombre había visitado el lugar junto a sus amigos y estaba jugando con el animal cuando este lo atrapó y lanzó dentro del recinto.
"Tuvo la suerte de sobrevivir", explicó Bpae Permpoonsap del servicio de rescate Khon Khao Koo Pai, que acudió a la llamada, tras el ataque.
ataque oso