Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El horror en las vías del tren

Esta es la imagen del descarrilamiento. La cámara graba como el tren se acerca, aparentemente, a bastante velocidad. Se ve un chispazo. La parte delantera del tren choca contra el túnel y los vagones se salen de la vía. El fuerte impacto hace que la locomotora vuelque y que los vagones se salgan de la vía. Este tremendo choque provoca momentos de horror y desconcierto. Los primeros en llegar ven frente a ellos uno de los vagones que acaban de volcar. Unos metros más allá, otro vagón que ha volado por los aires. Los vecinos llegan a la zona aterrorizados. Bajan a las vías y allí se encuentran decenas de heridos y fallecidos en el suelo.Los vecinos y los servicios de emergencia buscan supervivientes. Un hombre rompe la ventana de un vagón. Cuando consigue abrirla para mirar en el interior, en la ventana de al lado una mano se mueve pidiendo ayuda. Hay más pasajeros con vida. Un niño sale de un vagón partido por la mitad. Los heridos se acumulan en las vías, esperando asistencia. El tren sigue ardiendo. Muy cerca, los fallecidos son cubiertos con mantas. Llegan más bomberos, más ambulancias de la Xunta, de la Cruz Roja y llegan, también, los familiares de las víctimas. Todo el que se acerca a la zona describe la situación con la misma palabra: horror.