Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De niña a niño con cinco años con el apoyo de su familia

De niña a niño con cinco años con el apoyo de su familiaThe Whittington Family

Cuando Jeff y Hillary Whittington, de San Diego, supieron que esperaban un bebé en 2007 no tenían ni idea de que en unos años su hija se convertiría en un niño.  Aunque Ryland nació sorda, pudo aprender a comunicarse gracias a unos implantes.  Entonces les dijo a sus padres: "Soy un chico". Pese a que Ryland tenía una habitación rosa, llevaba el pelo largo y le vestían con prendas femeninas, ella tendía de forma natural hacia todo lo masculino. Al principio, tanto Jeff como Hillary ignoraron los signos, pensando que era una fase que pasaría. Pero cuando Ryland les dijo "cuando la familia muera, cortaré mi pelo y seré un chico" o cuando con angustia se lamentaba de “¿por qué Dios me hizo así?”, sus padres decidieron apoyarle en su cambio de género.

El niño de seis años, vestido con un traje y una corbata y con el pelo corto, subió al podio y leyó su discurso preparado de una hoja de papel, declarando a la audiencia: “Mi nombre es Ryland Whittington. Soy un chico transgénero”.
El video de la familia, bellamente producido y que ha sido visto más de 100.000 veces en Youtube, detalla cómo Ryland y sus padres llegaron a abrazar su verdadera identidad de género, informa DailyMail.
Para los Whittington, el primer impacto fue descubrir que su pequeña Ryland había nacido sorda. Gracias a unos implantes y a un profesor su niña fue capaz de comunicarse.
Poco después de aprender a hablar, Ryland declaró a sus padres: “Soy un chico”. Pese a que Ryland tenía una habitación rosa, llevaba el pelo largo y le vestían con prendas femeninas, ella tendía de forma natural hacia todo lo masculino. Al principio, tanto Jeff como Hillary ignoraron los signos, pensando que era una fase que pasaría.
Cuando Ryland cumplió cinco años, empezó a rechazar todo lo femenino y pronto experimentaba un sentimiento de vergüenza. “Cuando la familia muera, cortaré mi pelo y seré un chico”, les dijo a sus padres en una ocasión. En otro momento, exclamó con angustia “¿Por qué Dios me hizo así?”
Los Whittington buscaron ayuda profesional y empezaron a investigar sobre la identidad de género en la infancia. Sólo había una respuesta obvia: su pequeña era transgénero.
Jeff y Hillary, que tienen otra hija más joven, se asustaron al leer que el 41% de los transgénero intentan suicidarse por la falta de aceptación de la sociedad.
Determinados a evitar que su hija se convirtiera en una estadística, decidieron aceptar de corazón la verdadera identidad de Ryland. Le cortaron el pelo, le compraron ropa masculina y empezaron a utilizar pronombres masculinos para referirse a él. También redecoraron su habitación para hacer sentir a Ryland más a gusto.
Tratando de seguir aprendiendo, los Whittingtons descubrieron que la identidad de género de los niños emerge entre los 3 y los 5 años. “La identidad de género de Ryland no fue causada por nuestro estilo de vida, la estructura familiar o factores ambientales”, explica la pareja en el vídeo.
Los siete minutos del vídeo que muestran el increíble y, en ocasiones, difícil viaje, muestran a Ryland feliz jugando al béisbol y al fútbol, vistiendo corbatas y bailando con una niña en una fiesta de boda.