Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las “trampas” para cazar al asesino de Yéremi Vargas

Antonio Ojeda, preso investigado por la desaparición del niño canario Yéremi VargasInformativos Telecinco

Los investigadores de la UCO encargados del caso Yéremi han entrado en la celda de Antonio Ojeda, el principal sospechoso por la desaparición de Yéremi Vargas , para leer las cartas que ha enviado desde la cárcel de Algeciras. La orden para intervenir el correo de Ojeda la dio el juez hace dos semanas. En ella autorizaba el bloqueo de las cartas que el sospechoso escribiera. La ley obliga a que esa correspondencia, enviada a otras personas, sea leída delante del acusado.

Lo que interesa a la investigación es todo aquello que Ojeda ha escrito a partir del momento en que se sabe sospechoso, porque al conocer su nueva situación y verse en todos los medios de comunicación, ha podido reaccionar. Aunque pueda parecer improbable, a veces ser consciente de que es el único y más firme sospechoso del rapto, muerte y desaparición de Yéremi, puede haberle puesto nervioso. Los investigadores lo planificaron para intentar que Ojeda cometiera un error e hiciera preguntas o escribiera datos que aportaran pistas a la investigación.
Hace dos semanas, los agentes de la UCO fueron a prisión a intentar tomarle declaración, pero sabían que no hablaría. Los encargados de la cárcel vigilaban sus movimientos pero Ojeda no hablaba tanto como se ha dicho, no era tan "bocas" como hace años, y, según fuentes penitenciarias, o andaba ya con cuidado para no incriminarse, o no daba datos certeros porque no está implicado. De hecho, "el rubio" intuía que andaban detrás de él.
La jugada policial era otra vuelta de tuerca en un plan que trata de romper la frialdad y control del sospechoso. Pretendían ver qué reacción íntima tenía al ser señalado en todas partes. El diario, las notas o las cartas que ha escrito en este tiempo pueden contener sus inquietudes, o sus confesiones a algún cómplice o familiar. También las cartas que ha recibido tras la difusión de su imputación policial, pueden albergar insinuaciones que se conviertan en nuevos indicios en su contra. Los investigadores están convencidos de que Ojeda puede tener un cómplice que ha guardado el secreto de lo ocurrido con Yéremi durante estos años.