Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Así trabajan los sanitarios que tratan al sacerdote Miguel Pajares

El sacerdote Miguel Pajares, infectado con ébola, permanece aislado en una sala monitorizada, aislada y con presión negativa para evitar los contagios. En la habitación, hay un cubo de desechos que envía el material utilizado directamente a la incineradora. Los médicos y enfermeros que le atienden van siempre protegidos. Los sanitarios le atienden son relevados cada dos horas. Nada más salir de la habitación se deshacen de los trajes y se descontaminan. Insisten en que lo más importante es respetar el protocolo. Nada más salir de la habitación se deshacen de los trajes y se descontaminan.