Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los trabajadores de Ferraz tendrían que demostrar que los décimos de El Gordo se regalaron a todos ellos para cobrarlo

Los trabajadores del PSOE en la madrileña sede de Ferraz que se quedaron sin participación en los décimos premiados con 'El Gordo' del Sorteo Extraordinario de Navidad el pasado 22 de diciembre tendrían que demostrar que los boletos fueron un regalo de la Administración de Lotería para todos los trabajadores por la compra del número 'oficial' para así poder cobrar su parte.
Así lo ha explicado a Europa Press Nicolás Lerma, abogado de Legálitas, que ha precisado que, llegado el caso, el gerente del partido, Goyo Martínez, también puede demostrar que los décimos que resultaron agraciados con el primer premio fueron un regalo a título personal, que él decidió dar a quién consideró oportuno. "La defensa del gerente va a ser que fue una deferencia personal hacia su persona", ha subrayado.
Los cinco décimos con el número 66.513 que llegaron a Ferraz habían sido regalados por la administración del Paseo de la Esperanza, donde se ha despachado el primer premio del sorteo, y también el número 'oficial' que juega el PSOE, que no ha obtenido ni la pedrea, según confirmaron el día del sorteo a Europa Press fuentes socialistas.
Sin embargo, según estas fuentes, dos de esos décimos se repartieron en participaciones, no en toda la casa, y otros tres se lo quedaron tres trabajadores de Administración, entre ellos el gerente del partido, Goyo Martínez.
Así, y después de los primeros momentos de alegría por el premio recibido, se generó un profundo malestar entre los trabajadores del partido y, en particular, del área de administración. Algunas de estas personas se preguntaban por qué si estos décimos eran regalados como agradecimiento por la compra de un número entero no se repartieron entre todos.
En este punto, Nicolás Lerma indica que, para poder llevarse parte del premio, los trabajadores de Ferraz deben demostrar que, gracias a la aportación patrimonial que hacen todos los años, el gerente pudo acceder a los décimos que fueron regalados por la administración y, finalmente, premiados.
"Hay que averiguar si fue un regalo personal o como consecuencia de la compra del número oficial del PSOE", ha destacado el letrado de Legálitas, que para evitar situaciones como esta recomienda "dejar claro" antes de cualquier sorteo quién, de qué forma, y con qué aportación y número se juega.
Por otra parte, el abogado detalla que, en caso de haberse realizado una aportación patrimonial por parte de los trabajadores, podría constituir un delito de apropiación indebida castigado en el Código Penal. En el caso contrario, se trataría de una reclamación de cantidad.