Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un total de 11.593 hectáreas ardieron en el primer trimestre de 2017, 9,5 veces más que hace un año

El primer trimestre de 2017 ha sufrido un incremento significativo de los incendios forestales, ya que hasta el 31 de marzo han ardido 11.593 hectáreas de superficie, es decir, nueve veces y media más que en el mismo periodo de 2016 (1.224 hectáreas), según datos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA).
La cifra, no obstante, es inferior a la media de los últimos diez años en este plazo, que se sitúa en 18.948 hectáreas, es decir, un 38,81 por ciento menos.
En cuanto al número de fuegos, entre el 1 de enero y el 31 de marzo se han producido 2.324 siniestros, más del triple que en el mismo periodo de 2016 (3,15 veces).
De estos, 1.412 fueron conatos (de menos de una hectárea) y 1.312 siniestros, fuegos de más de una hectárea de superficie sin que ninguno haya llegado a rebasar la cifra de 500 hectáreas, donde se sitúa la barrera de grandes incendios forestales. A estas alturas del año, la media de los últimos diez años suele haber dos grandes incendios.
Del total de hectáreas arrasadas, el tipo más afectado es de la superficie matorral y monte abierto, con 8.864 hectáreas quemadas, seguida por la superficie arbolada, que perdió 1.621 hectáreas y otras 1.621 hectáreas de pastos y dehesas.
En su conjunto, el fuego ha afectado en el primer trimestre de 2017 al 0,042 por ciento de la superficie total del país. Por ámbito geográfico, el 56,75 por ciento de los siniestros se produjo en el noroeste; el 35,35 por ciento en las comunidades interiores; el 7,60 por ciento en el Mediterráneo y apenas un 0,29 por ciento en Canarias.
Del total de superficie forestal, el 73,5 por ciento se quemó en el noroeste, el 21,54 por ciento en las comunidades interiores y el 4,96 por ciento en las comunidades mediterráneas.